11 agosto, 2009

Mullholland Drive

Una película de David Lynch



He visto Mullholland drive con el preaviso (en relidad varias advertencias) de que no se entiende nada pero debo decir que quedé fascinado.
Me encontré con una típica Lynch, de una estética inquietante y bella, con escenas oníricas y personajes extraños, sugerentes. No me decepcionó. Es una obra para disfrutar, con una trama más sencilla que lo habitual en este director y cargada de simbolismos.

La historia: una bella mujer (Rita) sobrevive a un accidente y pierde su memoria. Una joven (Betty) con sueños de convertirse en actriz recién llegada a la ciudad. Un encuentro.
Historias paralelas que se irán relacionando en busca de develar el misterio.

La interpretación: se cuenta el origen de la historia con los mismos actores en distintos personajes, salvo la amnésica actriz (Rita/Camille) que, si se quiere, también es otro personaje debido a la disociación de su personalidad.
Los símbolos como la llave que abre la caja azul de la memoria, en la cual se cae como en un abismo irremediable. Los seres pequeños, que surgen de la misma caja e ingresan como la conciencia en el espacio de un personaje atormentado.


¡Qué bueno! salir de ver un film y que uno pueda seguir pensándolo, sintiéndolo, con la emoción de haber participado como espectador de una obra que se irá configurando lentamente, toda vez que uno vuelva sus pasajes.









IXX

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Se produjo un error en este gadget.