18 septiembre, 2011

Fito y su ciudad


'Ciudad de pobres corazones' Fito Paez

En esta puta ciudad
todo se incendia y se va,
matan a pobres corazones,
matan a pobres corazones.
En esta sucia ciudad
no hay que seguir ni parar,
ciudad de locos corazones,
ciudad de locos corazones...
No quiero salir a fumar,
no quiero salir a la calle con vos;
no quiero empezar a pensar
quien puso la hierba en el viejo cajon.
Buen dia Lexotanil!,
buen dia señora,
buen dia doctor;
Maldito sea tu amor,
tu inmenso reyno y tu ansiado dolor.
Que es lo que quieres de mi?
Que es lo que quieres saber?
no me veras arrodillado,
no me veras arrodillado.
Dicen que ya no soy yo!
que estoy mas loco que ayer.
Y matan a pobres corazones,
matan a pobres corazones!!!.
No quiero salir a fumar,
no quiero salir a la calle con vos;
no quiero empezar a pensar
quien puso la hierba en el viejo cajon.
Buen dia Lexotanil,
buen dia señora!,
buen dia doctor.
Maldito sea tu amor,
tu inmenso reino y tu ansiado dolor.
En esta puta ciudad
todo se incendia y se va,
matan a pobres corazones, matan a pobres corazones...
matan a pobres corazones!...

Fito las pasó bravas en los tiempos convulsionados que vivió el país, él, sensible acompañó la hecatombe, por esto o por aquello, era noticia. Productivo, creativo, innovador, inquieto. Experimentaba y colisionaba, sufría. Su ciudad éramos todos, pobres solitarios en las garras de un destino que no paraba de apretarnos el cuello.

Leer esto ya: http://klamahama.blogspot.com/2008/04/el-misterio-del-guin-que-cobraba-vida.html

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Se produjo un error en este gadget.