08 febrero, 2013

All Our Yesterdays - J.L.Borges


 All Our Yesterdays

Quiero saber de quién es mi pasado.
¿De cuál de los que fui? ¿Del ginebrino
que trazó algún hexámetro latino
que los lustrales años han borrado?

¿Es de aquel niño que buscó en la entera
biblioteca del padre las puntuales
curvaturas del mapa y las ferales
formas que son el tigre y la pantera?

¿O de aquel otro que empujó una puerta
detrás de la que un hombre se moría
para siempre, y besó en el blanco día

la cara que se va y la cara muerta?
Soy los que ya no son. Inútilmente
soy en la tarde esa perdida gente.

**

Una revista Gente o Siete Días allá por los años setenta, de nostalgia sin nombre y de misterios ocultos indecibles. Entre las cosas que ni siquiera se pueden imaginar un poema inocentemente despierta reflexiones de pasados de gloria y por qué no de futuros inciertos. Seguramente no había un tiempo por venir (al menos de su interés inmediato) en aquel viejo y cansado Borges que se podía ver a menudo deambular su ceguera en estudios de TV entre las adulaciones, la pregunta omnipresente sobre su candidatura al premio Nobel y tal la búsqueda de un cierre elegante a una vida larga y prolífica pero insuficiente. No bastan los libros y los reconocimientos interpares, no bastan los mejores palcos y las personalidades que le hacen un sitio a su lado. Borges hará llevar sus huesos a Suiza. Acá nos quedamos, me quedo con Aquellos, esos, estos ayeres que cada uno los tiene a su modo, con o sin gloria, tratando de hallar la trascendencia de una vida simple con un pasado simple, sin blasones, sin heráldica, con mucho de prehistoria y una carga genética que cuesta acomodar al mundo del progreso.
Muchos años después todos nuestros ayeres son cada vez más y más complejos.

IXX (2013)


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Se produjo un error en este gadget.