02 septiembre, 2014

'Escupiré sobre vuestra tumba'

Boris Vian afirmó: 'Estamos condenados al azar', pensamiento premonitorio ya que, según la leyenda, cayó fulminado durante la proyección privada de la adaptación cinematográfica de su novela negra 'Escupiré sobre vuestra tumba'

http://www.lavanguardia.com/hemeroteca/20140623/54409060893/boris-vian-escritores-artistas-francia-peliculas-novelas.html

Hemeroteca | 23/06/2014 - 00:00h
Teresa María Amiguet

Boris Vian tenía solo 39 años cuando un supuesto infarto segó su vida. Cuenta la leyenda que el talentoso y prolífico creador asistía de incógnito al preestreno de la película J’irai cracher sur vos tombes (Escupiré sobre vuestra tumba), basada en su novela bajo el mismo título. Su mediocre adaptación fílmica, de Michel Gast, fue más de lo que la sensibilidad del artista pudo soportar y cayó fulminado. Vian había vendido los derechos de su obra y aunque en un principio se haría cargo del guión, quedó fuera del proyecto tras entrar en conflicto con la productora, el director y el guionista. De ahí su sensibilidad para con el mismo. La novela se publica el 8 de noviembre de 1946 bajo uno de sus seudónimos más conocidos, Vernon Sullivan, su álter ego de escritor negro norteamericano. El ella se cuenta la historia de un mestizo que se venga
en dos mujeres (blancas) de la muerte de su hermano (negro). El nombre de Vian aparece en los créditos como traductor.
El polifacético artista escribió once novelas, cuatro antologías de poemas, varias piezas de teatro, dos óperas, quinientas canciones y centenares de críticas de jazz. Porque aquel ingeniero (había obtenido el título en 1942), poeta, autor de teatro, actor de cine, funcionario, periodista (firmaría en el diario Combat dirigido por Camus), trompetista, compositor y director musical de la Philips, era por encima de todo un apasionado de la canción y el jazz. ‘Estamos condenados al azar’, había dicho una vez y su vida dio siempre fe de dicha máxima. Así, quiso su madre, amante de la música que tocaba el arpa y el piano y una auténtica opera-victim, que su segundo vástago, nacido el 10 de marzo de 1910, llevase el nombre del gran Boris Godunov. La familia Vian, que disfrutaba de una posición acomodada viviendo de rentas  gracias a un abuelo adinerado, se arruinó con el crack de 1929 y los progenitores y sus tres vástagos se vieron obligados a alquilar su mansión a sus vecinos, los Menuhin. De nuevo el azar.

Poco después de cumplir doce años, Boris contrae una fiebre reumática que se complica afectando a su corazón. La dolencia le condenó a una debilidad física fluctuante y a una muerte temprana, destino que el artista combatía con largas sesiones de natación en la parisina Piscina Molitor. A los catorce años el joven Boris descubre el jazz y el clarinete. Pronto empieza a escribir. A los 20 años, publica su primera novela Vercoquin y el plancton, un retrato de los zazous, jóvenes parisinos que se enfrentana los soldados alemanes durante la Ocupación de París. El gran Vian, había iniciado su despegue que culmina unos años después cuando sabedor de que Éditions du Scorpion busca una novela del género negro decide probar suerte, así que inventa a su heterónimo, el duro norteamericano Vernon Sullivan, y en 15 días escribe su libro, Escupiré sobre vuestra tumba.
Pronto se convierte en una auténtica bomba literaria. Nunca el género negro había logrado alcanzar tan altas cotas de escándalo. Vian vuelca en sus páginas su espíritu más contestatario, un auténtico manifiesto contra el racismo con grandes dosis de sexo y violencia. El libro es prohibido y el autor es acusado de pornógrafo. El pandemonium ocasionado convierte la novela en un best séller, se venden más de trescientos mil ejemplares,  pero el éxito no le exonera de la flagelación de la crítica, que no le perdona su superchería y  le censura por su impostura literaria. La justicia entabla un proceso contra Vian que no se resuelve hasta 1948, cuando el artista reconoce ante un juez que él y Sullivan son la misma persona. El 13 mayo del año siguiente es condenado a 100.000 francos de multa por 'ultraje escrito a la moral y a las costumbres'.
En junio de 1950 Vian conoce a Ursula Kübler, bailarina del ballet de Roland Petit, con la que contrae segundas nupcias. En 1953 la feliz pareja se instala en un pequeño apartamento detrás del Moulin Rouge. El artista continúa escribiendo pero su talento no conquista al público, que no acaba de encasillar a aquel escritor de registros tan múltiples como variopintos.
Boris escribe su última novela ‘L’Arrache-couer’ (El arrancacorazones), que es rechazada por Gallimard. Su vida transcurre en armonía hasta que el 23 de junio de 1959, a las 10:10 de la mañana, Boris fallece víctima de un edema pulmonar en la sala de urgencias del hospital Laennec de París. 'Le deserteur' cae  finalmente en las garras de la muerte a la que llevaba 39 años dando esquinazo.
Incomprendido en vida, su obra L’Ecume des jours (La espuma de los días), escrita por Vian en el prolífico 1946, ha editado más de un millón de ejemplares en Livres de Poche alzando al autor como uno de los más vendidos de la literatura francesa del pasado siglo.
Boris Vian, el ‘arrancacorazones’, continúa más vivo que nunca.


Leer más: http://www.lavanguardia.com/hemeroteca/20140623/54409060893/boris-vian-escritores-artistas-francia-peliculas-novelas.html#ixzz3CBBFqG4dSíguenos en: https://twitter.com/@LaVanguardia | http://facebook.com/LaVanguardia

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Se produjo un error en este gadget.