22 septiembre, 2015

Las palabras y los hechos por Mabaires blog

http://mabaires.blogspot.com.ar/2015/09/las-palabras-y-los-hechos.html?view=sidebar

El escandaloso fallo de Tucumán, que muestra las fallas de nuestro sistema democrático al dejar en manos de unos locos con sello de goma  nada menos que el derecho y la voluntad del pueblo, llegó a tiempo para tapar los hechos de corrupción que la prensa ha denominado como "Caso Niembro".





Tengo como norma, fijarme siempre  en lo que hacen y no en lo que dicen, porque las palabras, pueden ser engañosas, pero los hechos son contundentes.
Sin embargo, esta vez, por algo puntual, tengo que decirte: fijate en lo que están diciendo, porque es a través de las palabras, que justificarán llegar a los hechos.  
Desde  hace años, vienen haciendo una campaña sostenida con el fin de quitarle legitimidad al gobierno; pero ahora dieron un pasito más allá: buscan quitarle legitimidad al pueblo.
Los acaecido en  Tucumán, con los jueces en lo Contencioso Administrativo, Norberto Salvador Ruiz y Ebe López Piossek. declarando nulas las elecciones basándose en recortes periodísticos del diario La Gaceta, o en el informe televisivo de Lanata, es una muestra de cómo piensan jugar sus cartas.

En su mamarrachesco fallo, no especifican en qué se evidenciaría el supuesto fraude que ameritaría anular las elecciones.
No les importa. Por eso no lo dicen.
Lo que importa es anularlas. Hacer ruido y empañar el acto electoral.
Desmerecer el voto popular. 
Torcer la voluntad del electorado. O por lo menos, deslegitimar de tal manera al ganador, que le reste credibilidad a futuros actos de gobierno.

El fallo se basa en lo dicho por los denunciantes. Los mismos que fueron capaces de esbozar en su escrito :



 Te recuerdo que los demandantes, fueron el PRO y la UCR. 

Ellos con palabras, menosprecian a los votantes tucumanos. Más  específicamente, dicen que tienen "ausencia de valores cívicos" por su condición de pobres
Apelan así, no tan sutilmente,  a la imposición del  voto calificado. 

Ningunean a los mismos votantes a los que los ofenden previamente al alcanzarles una bolsa con alimentos con la boleta de ellos adentro. 
 





En una verdadera muestra de crapulencia, los reconocen vulnerables, y pretenden comprarles su voluntad con un kilo de polenta, sólo para que, cuando hagan uso de su derecho a votar y no los elijan, poder escribir en letra de molde: que porque son pobres no saben hacerlo,  hay que anular su voto. 

Terrorífico.


El fallo de los dos jueces miserables, porque no cabe otro calificativo; también se basa en datos obtenidos de medios periodísticos. 
Como el programa de Lanata, archiconocido por sus denuncias rimbombantes y falsas; y La Gaceta, un medio tucumano que responde al diario La Nación.

El mismo diario, en el que el periodista Álvaro José Aurane, que también tiene un programa televisivo en un canal local, que habitualmente en el primer piso del hotel Garden Park, toma café en la confitería que a esa hora está cerrada al público; pero que permanece abierta para quien lo solicite con anticipación. 
Y que casualmente, quien hace cerrar para sí la confitería es José Cano. 
Y se los puede ver cuchicheando, como dos viejas amigas  que no quieren que se enteren de qué hablan quienes las rodean.

Según parece, Cano hizo de la confitería su bunker. 
A media cuadra queda la oficina de La Gaceta. 
Y desde hace un par de años, se reúne con periodicidad con Aurane para coordinar estrategias mediáticas. 

 




En Tucumán, hay un entramado de periodistas que operan en conjunto, en diferentes medios, muy similar al que vemos en Buenos Aires.
Sumados al entramado Clarín - TN- La Nación. Incluyendo las radios locales y las repetidoras.

Aún así, perdieron las elecciones. 

Perdieron en las PASO. 
Entonces, hicieron una presentación judicial para que no puedan votar los menores de 18 y mayores de 16 años. 

La ¿Justicia?   tucumana les concedió esa cautelar. Quien la concedió fue la jueza Ebe López Piossek. Otro juez la levantó justo 24 horas antes de la elección, cuando era imposible físicamente reimprimir los padrones. 
Los pibes no votaron. Y aún así: 

Perdieron en las elecciones provinciales.
Entonces quemaron urnas, golpearon a un gendarme, le tiraron alcohol en los ojos a otro.


Como los barrabravas cuando pierden un partido de locales, intentaron prender fuego la casa de gobierno tucumana. Y el gobernador Alperovich, haciendo gala de una ineficiencia política sorprendente para quien lleva tantos años en el poder, no tuvo mejor idea que reprimir. 
Estúpidamente violento. Imbécilmente antipolítico. 
Y como era lógico, fue utilizado por el arco opositor. 


Perdieron las elecciones según confirmaron sus propios fiscales en el escrutinio definitivo. 
Entonces revolearon lo único que les quedaba por perder: los escrúpulos, y bastardeando la voluntad popular, solicitaron anular las elecciones. 

Y el juez amigo de José Cano, junto a la jueza que había proscripto a los pibes de entre 16 y 18 años, sacaron un bochornoso fallo que de ser presentado en una mesa de examen de cualquier facultad de Derecho, merecería ser reprobado. Pero como son jueces en ejercicio, elegidos por los amigos del poder y con cargos vitalicios, se dan el lujo de firmar sin que les tiemblen las medias. 

El escandaloso fallo de Tucumán, que muestra las fallas de nuestro sistema democrático al dejar en manos de unos locos con sello de goma  nada menos que el derecho y la voluntad del pueblo, llegó a tiempo para tapar los hechos de corrupción que la prensa ha denominado como "Caso Niembro".

Este caso refiere al pago  de cierta pauta publicitaria, no registrada en el boletín oficial porteño, que fue realizado por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires a una empresa cuyo titular es el periodista deportivo Fernando Niembro. 



Así "LA USINA PRODUCCIONES" cobró alrededor de unos 30 millones de pesos a lo largo de tres años. 
Lo hacía a través de una cuenta en el Banco Ciudad , banca del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.
    
El detalle es que la empresa estaba radicada en provincia de Buenos Aires. 
Nunca pagó Ingresos Brutos a la Provincia. 
No estaba inscripta en la Inspección General de Justicia. 
No participó de concursos de precios o licitaciones de la CABA. 
No está inscripta como proveedora del Estado de CABA . 
No tiene, ni tuvo empleados. 
Sólo tenía 2 clientes: el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, y el Banco Ciudad.

Y fue creada 2 meses antes de empezar a facturar. 

A pesar de facturar 30 millones de pesos, Fernando Niembro vendió la empresa en 20.000 pesos. 

Todos estos detalles sobre la empresa, los medios, sistemáticamente los han minorizado. 
Pero es allí donde reside el verdadero caso de corrupción que implica a Mauricio Macri, a María Eugenia Vidal y a Néstor Grindetti, ministro de economía de CABA.

Porque no puede haberse llevado el periodista 30 millones de pesos sin alguien que autorice el pago, que firme los cheques o haga las transferencias luego de un aval político. 
No puede haber abierto una cuenta a nombre de una empresa en el Banco Ciudad, sin estar registrado en la IGJ y sin  pagar impuestos. Lo que compromete a Federico Sturzenegger o a Juan Curutchet, directivos del Banco al momento de crearse la cuenta. 

Otros ministros debieron ser parte de este entramado de corrupción en el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, que se hizo votar un permiso para tomar nueva deuda por más de cinco mil millones de pesos porque no tiene plata para pagar sueldos de aquí a diciembre. 
Pedido hecho por Mauricio Macri, firmado por Néstor Grindetti y por Horacio Rodríguez Larreta que fue presentado el 24 de julio ante la Legislatura porteña y aprobado casi por unanimidad un mes después.   

Me da vergüenza decir que, sin patalear, también votaron eso la mayoría de los  legisladores del FPV. 
Ya sé que la mayoría la tiene el PRO.
Ya sé que las minorías de Carrió y UCR le votan todo a favor a Macri y con eso consigue la aprobación. 
De cualquier manera lo hubieran aprobado.

Pero entonces, ¿para qué ensuciarse callándose cuando más se necesita hablar?  

Macri ya tiene la suficiente protección mediática, mafiosa  y judicial, como para además, brindarle protección al mantener la boca cerrada desde la oposición. 

El escandalete "Niembro" casi sin rozar mediáticamente a Macri, Vidal y Grindetti, los tres candidatos del PRO en las próximas elecciones, empezó a derribar los muros de silencio. 
Y aparecieron otras contrataciones dudosas, empezaron a hablar de otros hechos de corrupción  que siempre habían sido silenciados. 

Ante el tembladeral, La Nación y Clarín, al unísono, publicaron el día 15 que sería conveniente que Niembro diera un paso al costado para no perjudicar la campaña de Macri y Vidal. 

Leíste bien. El que cobró que se baje de la lista de diputados. Los que pagaron, malversando fondos públicos, deben ser salvados. 

La orden se cumplió al pie de la letra, ese mismo día. Y Niembro dijo adiós a sus sueños de cobrar un sueldo del Congreso.





El mismo día en que el diario La Nación le indicaba, con total desparpajo a Macri que debía hacer renunciar a Niembro a su candidatura a diputado por la provincia de Buenos Aires,  el diario editorializaba : “La salida de Cristina reaviva la esperanza”.

Entre otras cosas, esa peculiar nota dice:


“Se sabe que el sucesor de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner heredará un déficit fiscal insostenible, un peso colapsado y la reputación del país como deudor moroso. Aun así, la visión de Kirchner saliendo de la Casa Rosada en diciembre está produciendo una sensación de alivio que supera cualquier potencial catástrofe. La peste bíblica, las plagas, los incendios, la sequía, las inundaciones e incluso los precios por las nubes son aterradores, pero no más que la continuación del insidioso kirchnerismo.”


"...Néstor murió en 2010, pero Cristina aún gobierna con impunidadEl último ejemplo son los informes de un amplio fraude en la elección de gobernador en la provincia de Tucumán, en agosto, que fue gobernada por el partido de la Presidenta, el Frente para la Victoria, durante los últimos 12 años."

Firma la nota María Anastasia O’Grady, quien es miembro de la junta editorial del Wall Street Journal y también editora de la columna "The Americas"  que aparece los lunes en ese diario. 
Antes de 1995, cuando empezó su carrera meteórica como "periodista" había trabajado en firmas financieras de Wall Street como Advest o una aseguradora de Merrill Lynch.

Desde sus columnas, acusó a Fidel Castro de desarrollar virus para armas químicas que le vendería a los fundamentalistas islámicos; o que Hugo Chávez y Daniel Ortega,  les brindaban refugio a  terroristas de medio oriente. 
Por supuesto también apoyó y defendió las negativas privatizaciones en El Salvador.  

Que esta joyita yankee está operando desde el nido de los buitres , no es sorpresa.  

Lo que llama la atención,  a pesar de su despiadada verba, es la sutileza que despliega en La Nación para ir instilando el veneno del golpe económico con lo que no dice

El mensaje de Mary O'Grady se asemeja a otros editoriales, los que leían los argentinos antes del golpe  del 76. 

Esos en el que el diario La Razón, el 9 febrero de 1976 escribía cosas como: 

 " El  Ministro del Interior, en la difícil misión de estructurar un plan político de sostén para la Jefa de Estado, se ha convertido en el peregrino de un laberinto. El país ha entrado en un cono de sombra, y la República busca, en la oscuridad una salida".


El Brigadier Orlando Capellini el 22 de diciembre de 1975, también hablaba de laberintos. 

"Una de las evidencias más significativas en todo este laberíntico paisaje es la de que ha habido una suerte de consenso, tanto en el campo militar como en la ciudadanía, en torno de la necesidad de que alguna ráfaga de recuperación moral ventile los diversos ámbitos contaminados por la desaprensión administrativa."   


Desde el extranjero  en septiembre de 1975, la Revista Time afirmaba que la única industria floreciente en nuestro país era la de la Seguridad, describía un país signado por violencia , custodios y parafernalia, al punto que afirmaba que los vehículos privados de seguridad, tenían lanzallamas (¿?).

Las palabras, enredando, poniendo en mente  lo que no existe pero que quieren que exista. Ocultando lo que existe, pero no quieren que veas. 
Las palabras usadas como armas, y las armas usadas para que no se escuchen otras palabras. 


No es inocente María Anastasia O'Grady, desde EEUU, diciendo que vivimos soportando una plaga peor que la enunciadas en la Biblia . 

De hecho, ofrece  una "esperanza": Macri.  

"... Reabrir la investigación sobre la riqueza privada de los Kirchner no estaría fuera de discusión. 
Es incluso menos probable que Macri se dedique a agitar a las masas, una marca registrada kirchnerista. Él ha prometido levantar de inmediato los controles de capitalcomo un paso hacia la reconstrucción de la confianza internacional. También se prevéque elimine las restricciones sobre las exportaciones y reduzca o se deshaga de los impuestos a la exportación. 
Serían medidas correctas, pero es poco probable que prevengan una dolorosa crisis cambiaria. La devaluación parece inevitable. "

Como en un final de fiesta, cuando ya te empachaste con la entrada, el pollo al champignon, la mesa dulce y casi estás al punto de la náusea y no podés reconocer si es por sueño o por exceso de alimentos, aparece "el desayuno" que terminará de patearte el hígado.  
Te desayuna con que Macri no es un agitador, es un pacificador y es también, lo contrario al Kirchnerismo. 
Y que prometió una serie de medidas económicas que rebalsan de mieles para el establishment, pero que te hará vomitar las tripas a vos al dejarte sin trabajo, cuando elimine las restricciones a las exportaciones y se destruya la industria. No controlará al capital, es decir que se volverán a llevar tus ahorros con distintas maniobras tal como ya lo hicieron, cíclicamente entre 1976 y 2002 (quiebra fraudulenta de bancos o financieras, plan Bonex, Corralito). 

Y te avisa, para que te prepares: la devaluación es inevitable, sin decirte que la crisis cambiaria se producirá justamente si no controla al capital.  

Mary O'Grady te dice que no hay que controlar al capital para  reconstruir la confianza internacional .
Raro, ya que hace una semana,  en la ONU  mayoritariamente se votó una propuesta argentina para controlar al capital . 

La resolución fue aprobada por 136 votos a favor, 6 en contra y 41 abstenciones.  




 La nota completa de María O'Grady la pueden leer acá: 








Tal vez no sea tan casual el primer tuit de Mauricio Macri, ni bien se conoció el oprobioso fallo que desconoce la voluntad del pueblo tucumano, y da por nulas las elecciones:



"Esto de Tucumán nos abre una enorme esperanza.”

Y tan contento estaba, que mandó inmediatamente a su lugarteniente, el ex carapintada Juan José Gómez Centurión, el director de la Agencia Gubernamental de Control, a clausurar el área operativa del canal C5N, competidor directo de la señal Todo Noticias del grupo Clarín. 
Luego de permanecer toda la tarde sin poder operar con normalidad, y ante la inmensa solidaridad despertada entre el arco político y el público en general, a las 21 horas, mandó a levantar la clausura, que contravenía la ley de medios que el mismo Macri había hecho sancionar, y que explícitamente prohíbe la clausura, a los medios de comunicación sin una orden judicial.

 

Macri venía cebado. Mareado de impunidad luego de censurar la democracia en Tucumán, creyó que en su terruño podría imponer la censura mediática y así adelantarse y evitar que se conocieran más detalles de las operaciones fraudulentas con las que desvía fondos públicos.

La palabrería mediática replicada por doquier, oculta sus hechos y se siente poderoso. Los mismos medios que escriben para ocultarlo o para decirle lo que tiene que hacer y cuándo hacerlo. 

Roba, proscribe, censura, apalea indigentes, escucha ciudadanos ilegalmente, contrabandea, asesina, deja morir, miente, concede excencionse impositivas a los amigos, balea enfermos hospitalizados...
Macri parece construído  de amianto y kevlar. La envidia de Terminator.      

La esperanza del establishment es este procesado, autoritario, hijo de la Dictadura.

Lo importante en estos laberintos de palabras para no perderse, es no olvidar que la esperanza de los buitres es poder comernos el hígado. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Se produjo un error en este gadget.