19 febrero, 2014

La crisis del agua en Gaza (DW en español)


Quien quiera saber lo que es no tener suficiente para beber que mire hacia Palestina. 1,6 millones de personas viven en la Franja de Gaza y el agua que los mantiene con vida proviene de una sola reserva subterránea.

http://www.dw.de/la-crisis-del-agua-en-gaza/a-17436592


“Si le preguntas a alguien por la calidad del agua que llega a su casa por las tuberías, su respuesta será: ‘¿Calidad? ¡De las cañerías lo que sale es agua de mar!’ Así de salada es al agua que nos llega”, cuenta Munther Shoblak, director de la instalación que abastece de agua a Gaza. El funcionario siempre sonríe cuando hace ese tipo de comentarios, pero él está muy consciente de la gravedad de la situación: la precariedad de la infraestructura hace que el vital líquido escasee desde hace muchos años y lo que llega es de muy mala calidad.

Un total de 1,6 millones de personas viven en la Franja de Gaza y el agua que los mantiene con vida proviene de una sola reserva subterránea; la población sigue creciendo y el manantial no da para más. Además, según las Naciones Unidas, el 90 por ciento de las reservas de agua subterránea se ven contaminadas por el agua que se filtra desde el mar Mediterráneo, por las aguas residuales y por otras sustancias contaminantes. Todo el Cercano Oriente está amenazado por la escasez de agua, pero en la Franja de Gaza, ese fenómeno se agudiza.

La crisis del agua en Gaza afecta a todos los ámbitos de la vida de los palestinos. Sobre todo a la agricultura, que absorbe la mayor parte del agua que se encuentra en la reserva subterránea. El agricultor Mahdi Arafat cuenta que sus plantas y sus cosechas sufren debido al alto grado de concentración de cloruro del agua disponible. Él sabe que debería comprar agua potable para sus sembradíos, pero eso encarecería demasiado los costos de producción de las verduras y las frutas.

Una carrera contra el tiempo
La otra esperanza para la Franja de Gaza es la creación de instalaciones desalinizadoras.

En este sentido, la renovación de la planta de depuración de aguas residuales Sheikh Ajleen, en las afueras de la ciudad de Gaza, ha sido una bendición para muchos palestinos. El proyecto pudo consumarse en tres años. Desde finales de 2012, las aguas residuales de 650.000 personas pueden ser reutilizadas, explica Thomas Eisenbach del Instituto Crediticio para la Reconstrucción, financiado por el Gobierno alemán. “Pero eso está lejos de ser suficiente y hay sectores de la Franja de Gaza que no pueden ser abastecidos por la planta”, acota Eisenbach.

Considerando el agua de mar que a la Franja de Gaza le sobra, la otra esperanza para sus pobladores es la creación de instalaciones desalinizadoras. Organizaciones internacionales como Unicef ya han construido desalinizadoras pequeñas. Algunas de las que están en funcionamiento pueden abastecer de agua potable a unas 15.000 personas. Desde hace tiempo se está planeando construir otra en el sur de la Franja de Gaza, pero el proceso es demasiado lento. En lo que al agua se refiere, a la Franja de Gaza le queda poco tiempo. Según un informe de las Naciones Unidas, es posible que en dos años la reserva de agua subterránea no pueda proporcionar ni una gota más de agua potable.

DW.DE

***

Israel ataca Gaza en represalia por muerte de trabajador

Dos palestinos, entre ellos una niña de tres años, fallecieron en manos de las fuerzas de seguridad israelíes.
 
La Fuerza Aérea de Israel bombardeó este martes (24.12.2013) objetivos en territorio palestino, luego de que un ciudadano israelí muriera la mañana del mismo día debido a disparos provenientes de la Franja de Gaza, de los que se acusa a un francotirador de las fuerzas de seguridad palestinas. Se trata de la primera muerte de un ciudadano israelí en la zona en más de un año.

La víctima realizaba trabajos de reparación y mantenimiento sobre la valla de seguridad levantada por Israel en torno a la Franja de Gaza y fue identificada como Salá Shukri Abu Latyef, de 22 años. Esto ocurre justo cuando parecen recrudecer las tensiones entre ambos bandos, tras la explosión de una bomba en Tel Aviv el domingo (22.12.2013) y el apuñalamiento de un policía el lunes (23.12.2013).

En los ataques de represalia murió una niña de tres años. La Fuerza Aérea bombardeó un campamento de refugiados en Al Maghazi, en la región de Deir al Balá. En la misión también resultaron heridos un hermano y la madre de la menor fallecida, según información del Ministerio de Sanidad de Gaza. También fue atacado el centro de entrenamiento de Jan Yunis de Hamas, que gobierna la Franja.

Los políticos israelíes no tardaron en reaccionar tras la muerte de su ciudadano. El presidente Simon Peres advirtió a los palestinos de la Franja de Gaza de las consecuencias a las que deberán atenerse si lanzan nuevos ataques contra territorio israelí. “Si Gaza quiere vivir en calma debe propiciar la calma, si no, las consecuencias la llevarán a sufrir diez veces más”, hizo saber el premio Nobel de la Paz a través de un comunicado.

El primer ministro Benjamin Netanyahu, en tanto, dijo que el incidente era “muy grave”. “Nuestra política hasta ahora ha sido la anticipación y reaccionar con fuerza y así es como actuaremos también ahora”, dijo en declaraciones al diario The Jerusalem Post. Si bien nadie se adjudicó el ataque que mató al trabajador israelí, las fuerzas de seguridad acusaron de inmediato a militantes palestinos.

En horas de la mañana también falleció otro palestino tras ser tiroteado por militares israelíes al oeste de Beit Lahiya, en el norte de la Franja de Gaza, según han informado fuentes palestinas. Todos estos incidentes no hacen sino poner una mayor sombra de duda sobre las negociaciones de paz que Palestina e Israel retomaron a mediados de este año, cuyos progresos hasta ahora son bastante discretos.

DZC (dpa, Reuters, Europa Press)

***

Ministro israelí dice que acuerdo con Palestina es imposible

Avigdor Lieberman aseguró que Mahmud Abbas “no es un socio para la paz” y que las relaciones con Estados Unidos “están en constante deterioro”.
 
Que las negociaciones de paz entre Israel y Palestina avanzan a paso de tortuga no es un secreto para nadie. Pero las declaraciones del ministro de Exteriores israelí, Avigdor Lieberman, parecen echar un poco más de tierra sobre los intentos de alcanzar un acuerdo, intentos que son auspiciados por Estados Unidos y que, hasta el momento, muestran escasos progresos, si nos atenemos a las declaraciones que se conocen de ambos lados.

El ministro, que recientemente reasumió su cargo tras ser exculpado de acusaciones de fraude, aseguró que es imposible alcanzar un acuerdo con Palestina en un futuro cercano, y añadió que la comunidad internacional no puede hacer nada para ayudar a solucionar el conflicto. “Pasados 20 años desde los Acuerdos de Oslo, la situación solo se ha deteriorado”, aseguró Lieberman en una conferencia de prensa en Sderot, al sur de Israel.

Para él, el presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abbas, “no es un socio para la paz” y afirmó que las “relaciones con Estados Unidos están en continuo deterioro”, por lo que Israel “debe buscar otros aliados con intereses comunes”. Estas declaraciones ocurren justo cuando John Kerry hace sus mayores esfuerzos por mantener vivas las negociaciones de paz, que inicialmente debían tener resultados a mediados de 2014, algo que hoy parece impensado.

Lieberman también cuestionó la autoridad real de Abbas, al preguntarse a quién realmente representa el presidente palestino. “Sigo sin comprenderlo. No representa a los residentes de Gaza. Perdió las elecciones parlamentarias con Hamás y las presidenciales han sido aplazadas durante tres años y medio porque tiene miedo de perderlas”. Avigdor es conocido por sus posiciones de derecha y su renuencia a alcanzar la paz con sus vecinos.

Apenas dos días antes de estas palabras, el primer ministro Benjamin Netanyahu se ofreció para ir a Ramala para “desbloquear el proceso de paz” con los palestinos, e invitó a Abbas a visitar el Parlamento israelí. Sin embargo, del otro lado de la frontera también hay escepticismo, como lo demuestra la política palestina Hanan Ashrawi, quien dijo que las negociaciones con Israel “ya no son una opción viable”.

Esto, debido a que ese país continúa con su política de asentamientos en los territorios ocupados de Cisjordania, algo que desde un comienzo los negociadores palestinos cuestionaron, sin encontrar eco en su contraparte. Para Ashrawi, esa política es incompatible “con la opción de crear dos estados”. Para ella, las diferencias entre las partes “se están ampliando debido a las prácticas unilaterales israelíes en el terreno, que constituyen una violación del derecho internacional”.

DZC (EFE, Télam)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Se produjo un error en este gadget.