07 junio, 2015

Apuntalando el modelo opositor: "El rating trucho de Lanata"

La construcción de sentido es una tarea constante, lenta pero persistente que opera en todos los estamentos. Cuando se pretende instalar una idea se trabaja en distintos ámbitos que funcionan en tandem ya sea por una planificación coordinada o por simple afinidad pero todo confluye en formas de pensamiento uniformes y que responden a ciertos y determinados intereses.
Nada es casual.
Esto es lo que llamamos de manera general "operaciones" porque aunque funcionen de manera separada, cuando ninguno de los responsables en una cadena de justificaciones y repeticiones (cuando no de refuerzo de opinión), se detiene para hacer una salvedad o mostrar las cosas desde otra perspectiva no podemos ni puede pretender inocencia, es lisa y llanamente complicidad.
Estas operaciones ponen en valor o disvalor aquello que les place y los receptores somos meros objetos manipulables.
Lo que ocurre semana a semana y día a día con las mediciones de audiencia es un buen ejemplo de cuando se quiere instalar un efecto en el público pero a diferencia del INDEC que ha merecido litros y litros de tinta crítica, nada se dice de estos parámetros privados pero me pregunto ¿Los anunciantes también se lo creen? ¿Pagan más por estos puntos de rating falso? Y si lo pagan ¿Lo hacen para contribuir a "la causa"?
En fin...
IXX-2015


sábado, 6 de junio de 2015

Prestidigitadores

Giorgio Lanata volvió a la televisión el domingo pasado. Lo hizo con su programa habitual Periodismo Para Todos por el canal 13.
IBOPE dice que el programa de Lanata midió 19 puntos de rating.



Los puntos de rating son cantidades de personas que miran programas de televisión. Los share son porcentajes de participación en la torta de encendido. Los puntos de rating y el share no tiene ninguna relación. Así:un programa puede tener muchos puntos de rating y un share relativamente bajo. Al tiempo que un programa con pocos puntos puede capitalizar un share alto en un momento de bajo encendido de televisores.
Para que un programa aumente sus puntos de rating deben suceder alguna de estas dos cosas:
Debe quitarle televidentes a otro programa
y/o
Debe aumentar el nivel de encendido de aparatos de televisión.
Si ninguna de estas dos cosas sucede pero, de todos modos, el programa en cuestión aumenta sus puntos de rating estamos frente a una operación de construcción de sentido a cargo de una medidora de audiencia.
IBOPE y SIFEMA sostienen diferencias de medición entre los distintos programas. Pero coinciden -puntos más, puntos menos- en la medición de los puntos de rating de encendido televisivo.
Mayo de 2015 tuvo cinco domingos. El 3, el 10, el 17, el 24 y el 31.



(Gráfico: Malditos Peronistas)Si IBOPE no hubiese fabricado ese plus de audiencia no hubiera podido hacer medir 19 puntos de rating al programa de Lanata.
Periodismo para Todos no sumó audiencia quitándole puntos a otros programas de su mismo horario. Ya que, con respecto a sus números del domingo 24 de mayo, el día del debut del programa de Lanata:
Escape perfecto perdió 0,8 puntos de rating
Bajada de línea 0,9
La cornisa 2,1
El show del fútbol 1,1
Pero
Gran Hermano sumó 2 puntos de rating
y el partido de Fútbol para Todos sumó 16,8
Entonces ¿Cómo hizo Ibope para que Periodismo para Todos sumara 19 puntos de rating?


Para que el programa de Lanata pudiese medir 19 puntos de rating, IBOPE tuvo que agregar esos 20,2 puntos. Esto es: IBOPE agregó 1.515.000 personas frente a los aparatos a los que verdaderamente estaban mirando tele. Esa es la diferencia entre los puntos de encendido que dice haber medido IBOPE (51,4) y los que midió SIFEMA (31,2).
Según IBOPE, el programa que precedió a Periodismo para Todos (Las mil y una noches, lo mejor) midió 9,5 puntos de rating y el programa que comenzó a su finalización (Resto del mundo) midió 6,6 puntos.
Esto quiere decir que para Ibope, Lanata tomó la pantalla del 13 con 712.500 televidentes, los transformó en 1.425.000 y cuando su programa terminó solo se quedaron a ver el que seguía 495.000.
Mientras que SIFEMA sostiene que Periodismo para Todos midió 13,8 puntos de rating. Esto es, lo vieron: 1.035.000 personas.


Si no hubiese fabricado ese plus de audiencia, IBOPE no hubiera podido hacer medir 19 puntos de rating al programa de Lanata. Es claro que Periodismo para Todos no midió los 19 puntos que afirma IBOPE. Y sí es razonable el cálculo de 13 o 14 puntos de rating que midió SIFEMA. Es decir, el programa de Lanata no fue el primero de audiencia del último domingo de mayo, sino el tercero. Estuvo por detrás de los dos partidos de Fútbol Para Todos transmitidos por la Televisión Pública.
La construcción de la audiencia de Lanata es la contracara de la construcción de silenciamiento de audiencia de la Cadena Nacional. Los mismos motivos por los que se amplifica el programa de canal 13 y se ensordina a la Cadena Nacional son los mismos.
Sesenta años después los silenciadores siguen ahí. Nosotros también.


Publicado por Pepe Subizar

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Se produjo un error en este gadget.