25 abril, 2016

Desigualdad x Zygmun Bauman

El blog de Abel

La innoble desigualdad

Zygmunt Bauman ha escrito sobre las clases sociales, el socialismo, el holocausto, la hermenéutica, la modernidad y la posmodernidad, el consumismo, la globalización y la nueva pobreza. Es uno de los pensadores de moda durante el último medio siglo. Me digo a mí mismo que no debo dejarme vencer por el prejuicio: eso no habla necesariamente en contra de él.
Como sea, su último libro no me impresiona por la elección del título. Ni lo que dice es demasiado nuevo. Pero hay algo importante: lo que dice es cierto. Y si los autores prestigiosos y con reconocimiento académico escriben sobre un problema contribuyen a que, tarde o temprano, las sociedades lo encaren. Por eso les propongo que lean al menos la primera parte, que un blog de La Casa del Libro ofrece gratuitamente.
Para los que tienen poco tiempo, les copio algunos párrafos que ya había seleccionado otro bloguero, Pico Estrada.


"Una ola creciente de investigaciones y estadísticas oficiales que demuestran la distancia cada vez mayor que separa a los de arriba de los de abajo en la jerarquía social. Contradiciendo claramente las declaraciones políticas que se intentan convertir en una creencia generalizada (sobre las cuales no se reflexiona, ni tampoco se cuestionan) la riqueza acumulada por las clases más ricas no se ha «filtrado» en absoluto hacia abajo ni nos ha hecho más ricos al resto, ni nos ha hecho sentir más seguros y optimistas respecto a nuestro futuro y el de nuestros hijos, ni tampoco nos ha hecho más felices..".
"En la historia del mundo ya no es noticia que la desigualdad tiende a multiplicarse y a extenderse de manera cada-vez más rápida…Y en los últimos años el persistente problema de la desigualdad ha vuelto al centro del debate público, convirtiéndose en el objeto de apasionados debates, desde perspectivas novedosas, espectaculares, chocantes o esclarecedoras."
"El enfoque más sugerente viene del descubrimiento, o más bien del reconocimiento tardío, que la gran división que hay dentro de la sociedad norteamericana, británica y de un número cada vez mayor de otras sociedades «se presenta hoy no tanto entre los de arriba, los del medio y los de abajo, cuanto como un pequeño grupo situado muy arriba y después casi todo el resto.' Así, por ejemplo, en Estados Unidos, el número de milmillonarios se multiplicó 40 veces en los 25 años anteriores a 2007, mientras que la riqueza total de los 400 norteamericanos más ricos aumentó de 169 mil millones de dólares hasta los 1.500 miles de millones de dólares». Después de 2007, durante los años del colapso del crédito que siguieron a la depresión económica y al aumento del desempleo, esta tendencia adquirió un ritmo exponencial. Lo que ocurrió es que, en vez de afectar a todo el mundo por igual como se esperaba, la crisis demostró ser clara y tenazmente selectiva en la distribución de sus males."
"Con todo, «la riqueza combinada de las mil personas más ricas del mundo es casi el doble que la riqueza de los 2.500 millones más pobres». Según el Instituto Mundial para la Investigación de Desarrollo Económico, con sede en Helsinki, la población perteneciente al 1 por ciento más rico es ahora casi 2.000veces mar rica que el 50% de la población mundial."
"Se necesitan pocos datos para confirmar de forma dramática que el sol se está poniendo sobre la "era de los derechos" en esta fase de la globalización. La Organización Internacional del Trabajo estima que 3.000 millones de personas viven por debajo del umbral de pobreza, establecido en 2 dólares al día."
… Mientras que las economías nacionales «en desarrollo» o «emergentes» obtienen una entrada masiva de capital en búsqueda de «tierras vírgenes» que prometen un beneficio rápido con mano de obra dócil y barata aún, no contaminada por el virus del consumismo y dispuestas a trabajar por salarios de supervivencia, los puestos de trabajo en los países «desarrollados» menguaban a un ritmo rápido, dejando a las fuerzas de trabajo locales en una posición negociadora cada vez más deteriorada.
Diez años más tarde, FrancoisBourguignon descubrió que, mientras la desigualdad planetaria (entre economías nacionales), medida en función de la renta media per capita,sigue disminuyendo, la distancia entre los más ricos y los más pobres a escala global sigue creciendo, y los diferenciales de renta dentro de cada país siguen incrementándose."
"La primera víctima de esa profunda desigualdad será la democracia, a medida que todos los bienes necesarios, cada vez más escasos e inaccesibles' para la supervivencia y para llevar una vida aceptable se conviertan en objeto de una rivalidad encarnizada (y quizás guerras) entre los que tienen y los que están desesperadamente necesitados."
"Así, una de las justificaciones morales de los defensores del libre mercado ha sido cuestionada cuando no refutada: la que afirma que la persecución del beneficio individual también proporciona el mejor mecanismo para la persecución del bien común. En las dos décadas anteriores al estallido de la última crisis financiera, entre la mayoría de los países de la OCDE, la renta familiar real del 10 por ciento más rico creció mucho más rápido que la del 10 por ciento más pobre."

**













































































No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Se produjo un error en este gadget.