26 abril, 2016

Los medios manipulan

https://www.rebelion.org/noticia.php?id=211621
Ramón Reig para Rebelión

Pablo Iglesias tiene razón: los medios manipulan

La universidad es una isla de libertad, al menos la universidad pública. Porque el conocimiento, o es, o no es. Nada es incuestionable en la universidad, nada, colocar diques a la libertad de pensamiento y expresión es colocarlos a la libertad de cátedra y al avance del saber. A mí, Podemos no me convence ni IU tampoco y si hay elecciones nuevamente me volveré a abstener como hago desde hace bastante tiempo. Si Podemos e IU no se entienden ya no serán alternativas a ningún problema sino parte del problema mismo. Pero uno tiene sus principios -aunque sean personales e intransferibles- y no me va eso de estar aguantando durante años clarísimas campañas mediáticas de desprestigio contra Podemos e IU y estar callado, así como no me callo cuando al profesor doctor Pablo Iglesias –con un notable curriculum académico- le llaman una y otra vez “el Coleta”.

Aunque les pese a muchos, el profesor Iglesias –a quien no conozco salvo que hayamos coincidido en alguna reunión de la también demonizada fundación CEPS cuando yo pertenecía a ella, a mucha honra- es un representante de millones de personas y merece un respeto. Si tras su intervención en la universidad decide matizar sus palabras y aparecen Errejón y Echenique corrigiéndole la plana, allá él, Podemos y sus aliados habrán ofrecido otra muestra más de debilidad, inmadurez e incoherencia, motivos, entre otros, por los que no estoy de acuerdo con su proceder. Los experimentos se hacen con gaseosa, cuando salta uno a la arena pública hay que tener claras las bases fundamentales sobre las que actuar.

Es significativo que, en estos tiempos de pensamiento anémico derivado de lo postmoderno, cuando alguien se siente seguro de sus planteamientos –aunque las dudas supongo que van por dentro- lo llamen engreído, prepotente y calificativos parecidos, da la impresión de que se quiere empujar a cualquiera que sobresalga hacia el ejército de mediocridad política y social que envuelve a diversos países entre ellos el nuestro. Parece que parte de la clase política y mediática quiere echar abajo a quien destaca y siembra ilusiones en los demás debido a desaciertos y sumisión del bipartidismo a poderes a los que no se atreven a desafiar. Podemos es el efecto de ese hecho, no se olvide.

Era la universidad, no una rueda de prensa

El jueves 21 de abril de 2016 Pablo Iglesias presentó un libro en la Facultad de Filosofía de la Universidad Complutense, En defensa del populismo, de Carlos Fernández Liria. Allí, Iglesias mencionó a un periodista del diario El Mundo y en él personalizó/simbolizó los ataques y desinformaciones que muchos medios de comunicación (no todos, por fortuna) han perpetrado y siguen perpetrando contra la imagen de Podemos en general y de Iglesias en particular.

Que Pablo Iglesias tiene toda la razón en lo que dice no cabe duda, ¿o es que puede uno escribir lo que desee y como desee y esperar además que nunca le digan nada en público?, ¿desde cuándo el periodista y el periodismo no puede ser sometido a crítica libre y abiertamente mientras ellos se permiten enjuiciar a los demás?

Soy catedrático de periodismo y he ejercido la profesión durante quince años y mi manera de defenderla no es marchándome cuando me cuestionan sino explicar y escribir sobre las causas que existen para que la credibilidad del periodismo haya caído por los suelos. Hay colegas que afirman que los periodistas que estamos en la universidad somos los malos periodistas. No, nada de eso, somos los que nos viene estrecha la profesión, somos los que tenemos que valorar los curricula de los colegas víctimas de EREs o cansados de una profesión que –por regla general- se ha vuelto rutinaria y servil y por eso quieren acceder a la universidad y no pueden por falta de méritos académicos porque en la universidad no basta con contar “batallitas” profesionales, hay que poseer bastante más preparación ya que no se trata sólo de enseñar un oficio sino una profesión.

Denunciar con nombres y apellidos

Pertenezco a la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) y no estoy de acuerdo con defender a quienes manipulan interesadamente la información para servir a un poder al que Podemos inquieta, lo de menos aquí es el periodismo, lo importante es que el periodismo se convierte en propaganda, en servosistema, como diría el profesor Fernando Quirós, catedrático de la misma Universidad Complutense, y encima pretende que todos callemos.

Comprendo que la FAPE está en su papel de salir en pro de un periodista pero no es cierto que se le deba censurar a Iglesias la personalización en nombre de la deontología periodística y la ética política. Precisamente es al revés, hace bastantes años que la profesora Petra M. Secanella, en su libro de referencia, Periodismo de investigación, recogió el Decálogo de Sanford, elaborado en EEUU, un decálogo deontológico en cuyo punto 7 puede leerse: “No difamar vagamente, si se quiere hacer, hacerlo, pero aceptando las responsabilidades”. Difamar es “decir en público o escribir cosas negativas en contra del buen nombre, la fama y el honor de una persona; en especial cuando lo dicho o escrito es falso”. Pues bien, el profesor Iglesias no ha difamado, ha denunciado con nombres y apellidos, no ha tirado la piedra y ha escondido la mano ni ha hablado en potencial (“Fulano podría” o “al parecer”) sino que lo ha hecho con concreción, como debe ser. Mi colega el profesor y periodista José Manuel de Pablos, catedrático de la Universidad de la Laguna, publicó en 1997 un libro al que llamó Amarillo en prensa donde afirma que el periodismo no se escribe en potencial ni se especula con la actualidad.

Igual que le indican al señor Iglesias desde los medios que no denuncie en público sino que lo haga desde los juzgados o desde los propios medios de comunicación (en el primer caso la causa dura años y en el segundo las puertas están casi todas ellas cerradas), si el periodista aludido cree que ha sido difamado, cuenta igualmente con los tribunales de justicia porque del apoyo mediático ya goza. Tal vez en el juzgado salieran a relucir los numerosos trabajos de investigación que se han elaborado dentro y fuera de la universidad sobre las tergiversaciones que ha sufrido Podemos desde los medios de comunicación más masivos, cuando los mensajes de medios supuestamente progresistas han coincidido con otros de medios que se definen como de centro derecha, liberales o conservadores. Por ejemplo, El País, Abc y El Mundo coincidieron en 2014 en lanzar en primera página un único mensaje: que los ciudadanos temieran la presencia de Podemos porque estaba apoyando a ETA y porque el Bundesbank creía que era una amenaza para la estabilidad económica de España. Esta “información” tuvo un “efecto de arrastre” en otros medios.

Defender al periodismo desde el estudio

Mi indignación no es por el hecho que ha sucedido en sí, sino porque no poca prensa pretende hacer creer a la opinión pública algo así como que es inmune a las críticas desde la universidad cuando en la universidad ya tenemos clara esta campaña anti-Podemos y, como ya indiqué, se ha demostrado en no pocos trabajos de investigación elaborados sobre el fenómeno Podemos. ¿Creen los colegas periodistas que los profesores-periodistas que nos dedicamos a estudiar a diario sus mensajes no estamos defendiendo nuestra profesión? Ellos saben que numerosas indagaciones publicadas (y silenciadas) sobre el asunto están en lo cierto pero deben comer todos los días, ni siquiera entrevistan ni dan cancha a quienes hemos demostrado que el periodismo no es libre, no los dejan o ellos se autocensuran.

El propio Pablo Iglesias elaboró en 2014 el guión del conocido documental –a pesar del silencio de la prensa- Una mosca en una botella de Coca Cola –dirigido por Javier Couso- donde se exponen algunos de los intereses que ocultan los grupos mediáticos en España. Este documental puede ser completado por el libro Traficantes de información, de Pascual Serrano, y por otro documental, Sombras de libertad, emitido por La 2 en Documentos TV, si bien en esta ocasión se denuncian las censuras y choques de intereses en el ámbito de las corporaciones mediáticas en Estados Unidos, con un destacado papel del profesor McChesney, uno de los pocos investigadores de estos temas en aquel país, que está sufriendo las consecuencias de su línea de trabajo en forma de negación de subvenciones, por ejemplo. Ambos documentales pueden hallarse en Internet.

El verdadero poder

Es curioso que las organizaciones de periodistas nacionales e internacionales hayan denunciado reiteradamente la influencia de la propiedad de los medios en la libertad del periodista y ahora cuando Iglesias lo vuelve a expresar desde la universidad condenen su derecho y su deber a comunicárselo a una opinión pública que lo sabe pero que ignora hasta dónde llega esa influencia y esa presión contra el periodista y si se coacciona al periodista y al periodismo se le niega al ciudadano su derecho constitucional a una información veraz y, por tanto, se daña a la propia democracia.

Siempre digo que todo poder tiene el deber de ser poder y de mantenerse en el poder todo el tiempo que pueda. No me refiero al poder de la Moncloa ni al de Las Cortes sino a este otro que se desprende de unas palabras del ministro de asuntos exteriores en funciones, José Manuel García-Margallo, que, al referirse al problema catalán, pronunció en una entrevista concedida a Abc el 4 de agosto de 2013: «En esta época hay que tener muy claro que, frente al poder nacionalmente inabarcable de grupos multinacionales que con su capacidad de crear y destruir empleo, de crear y destruir felicidad, pueden poner de rodillas a muchos Estados soberanos, cualquier movimiento disgregador o separatista va contra el sentido de los tiempos. De ahí la importancia de integrarse en unidades cada vez más grandes, como la misma UE.».

El señor García-Margallo –un político al que creo competente- nos aclara quién manda aquí y se le agradece pero entonces, ¿qué poder tiene él y quienes le votan? Leyéndolo se comprende perfectamente la paranoia anti-Podemos que es especialmente grave porque tergiversa y miente, es cierto y está demostrado, negar eso es, a nivel científico, como negar la validez de los descubrimientos del Dr. Fleming, no podemos estar dudando siempre, El Mundo no es el El Mundo sino Fiat y los accionistas de Fiat (Mediobanca, etc.) y Fiat no sólo fabrica coches sino misiles antimisiles y otras herramientas.

¿Se desmorona Unedisa?

Es extraña la actitud de los periodistas en este caso aunque comprensible. El mismo día en que Iglesias proyectaba sus críticas se producía otro hecho, ignorado o casi por la opinión pública. Los periodistas de El Mundo estaban movilizándose por el ERE que prepara Unidad Editorial (Unedisa), la empresa editora. Hasta mi buzón de correo electrónico llegó un escrito de los propios periodistas donde pude leer:

El grupo Unidad Editorial pretende despedir a 224 personas aplicando directamente la ley (20 días de salario por año trabajado con un límite de 12 mensualidades) y sin presentar ningún plan de bajas incentivadas. Este ERE salvaje conlleva el despido de 39 trabajadores en el Corporativo (3 de ellos del centro de Meco de Logintegral) y 185 en redacciones con el siguiente reparto: 58 en El Mundo Madrid, 32 en Delegaciones, 24 en Marca, 19 en Radio Marca, 16 en Expansión, 27 en Revistas, 5 en Ediservicios y 4 en Telva. Esto supondría el cierre de varias Delegaciones y algunas de las publicaciones del grupo. Los representantes de los trabajadores consideramos que esto significa un paso más en el progresivo desmantelamiento de Unidad Editorial como empresa informativa. El acta de constitución de la comisión negociadora incluye la exigencia por parte de la representación social de la paralización del ERE, al menos mientras dure la OPA presentada por Cairo Communications sobre RCS, empresa propietaria de Unidad Editorial. La próxima reunión con la empresa ha sido fijada para el próximo miércoles, 27 de abril, plazo en el que tenemos que estudiar los cinco tomos de documentación de los que la empresa no ha querido dar detalle alguno.

¿Por qué no se levantan y se van los periodistas de ningún acto como protesta por éste y los otros numerosos EREs que se van presentando paulatinamente en todos y cada uno de los grupos mediáticos españoles? ¿Por qué no se van cuando Mariano Rajoy o el PP los despacha con una rueda de prensa virtual o sin palabras? ¿Por qué cuentan los periodistas una cosa en público y a mí me dicen otras en privado que no voy a revelar para no perjudicar a nadie?

Por otra parte, ¿qué es Cairo Communications? A poco que se indague se descubre: un grupo cuyo accionista mayoritario ha trabajado para Berlusconi, para la empresa que actualmente respalda a Unedisa (es accionista de RCS) y que además es presidente del Torino CF: Urbano Roberto Cairo. ¿Qué pintan estos empresarios en los medios de comunicación?, ¿cómo se va a desarrollar así el periodismo que los ciudadanos demandan? Es cierto que aún se elabora un buen periodismo pero también lo es que se quedan fuera numerosos temas de interés y que la atención del periodista se desvía hacia el mundo público y político dejando a salvo –en gran medida- lo que se hace en el mundo privado que es en realidad donde se concentra más poder y para el que trabajan más ciudadanos.

Y es que hay que estar al pie de la realidad. Como la prensa –en general- no es un contra-poder sino que es un elemento del poder, todo le está permitido, basta que lo haga con glamour y que se sienta víctima de los demonios Pablo Iglesias, Evo Morales, Rafael Correa o Hugo Chávez a quien no dejan descansar en paz. Cuando aparece un disidente, a por él. Le ocurrió a Anguita con El País y otros medios, le ocurrió a Tsipras, le ocurre a Assange y a Snowden y le está ocurriendo a Iglesias, hay que matar al niño antes de que siga creciendo. Y lo lograrán (“Me llamarán, nos llamarán a todos”, escribió Blas de Otero) porque el Poder es implacable y hace lo que debe: defenderse de quienes lo cuestionan pero también estos están obligados a desarrollar su papel rebelde y díscolo, así es la Historia. Esperemos que el nuevo periodismo sea más sensato para poder darle del todo la razón al grito de Pascual Serrano: “La prensa ha muerto, ¡viva la prensa!”. Pero, ¿cómo cuestionar un sistema teniendo que vivir de él y en su interior?

El teatro mediático y de nuevo la universidad

Los papeles están repartidos, la SER promociona al PSOE con descaro y la COPE al PP sin disimulo, es lo que hay y bien que lo lamento porque no me gustan las manipulaciones ni contra Podemos ni contra nadie. El periodismo riguroso –si es que lo hubo- lo tiene muy difícil porque también los simpatizantes de Podemos y de IU desean oír lo que van buscando: que el capitalismo es el malo y que ellos son los buenos. Menudo maniqueísmo nos invade, sólo queda la universidad como isla de libertad, con todos sus defectos y, aún así, el Plan Bolonia y los futuros grados van a terminar poco a poco con el conocimiento al menos en ciencias sociales y humanidades. Y la libertad de cátedra está en peligro ante la revolución neoliberal que es la única que está en marcha.

Lo mejor que dijo Pablo Iglesias en la citada presentación del libro es que estaba en la universidad, no en una rueda de prensa. En efecto, estoy cansado de escuchar en la universidad a supuestas estrellas del periodismo que no hablan en clave universitaria sino publicitaria de sus empresas, no hablan para formar estudiantes ni para los docentes y los científicos sino para agradar a sus jefes y preservar el estatus o subir. Los periodistas de pro se ponen nerviosos en la universidad, es cierto, porque en la universidad no se depende de intereses de grupos mediáticos y puede haber en la sala quien se levante en un coloquio y plantee asuntos imprevistos y hasta desconocidos. Hay que tener valor para todo: para irse cuando no gustan las palabras de Pablo Iglesias pero también para largarse si en lugar de Pablo Iglesias se trata de un banquero o de los propietarios de una corporación cualquiera que, a su vez, es accionista y anunciante de los medios de comunicación en los que los protestones periodistas trabajan.

Pongamos un caso, para terminar. Todos los años se falla el Premio Planeta de novela. Días antes se suele filtrar el ganador. Al menos dos miembros que lo han sido del jurado de este galardón han hablado de sus circunstancias internas. Pero la prensa está allí, en masa, compartiendo mesa y mantel y hasta la Casa Real ha acompañado esta ceremonia. En esta ocasión, nadie se levanta y se marcha a desarrollar otros asuntos. Si Pablo Iglesias se convirtiera en un magnate con inversiones en medios de comunicación tal vez ya no sería un deslenguado sino un millonario excéntrico, acaso como Jeff Bezos, dueño de Amazon y de The Washington Post, el diario que destapó el Watergate, ¿se acuerdan?


Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Se produjo un error en este gadget.