20 julio, 2013

Entrevista a Jorge Alemán por Massimo Recalcatti

http://www.antroposmoderno.com/antro-articulo.php?id_articulo=815


Encuentro con Jorge Alemán, psicoanalista argentino exiliado por la dictadura militar y residente en España desde el año siguiente a la muerte de Franco. Desde entonces, se ha dedicado a dar a conocer el pensamiento de Lacan y a mantener una fecunda relación entre filosofía y psicoanálisis, siguiendo las huellas de Heidegger y Foucault.

Massimo Recalcatti

Sartre decía que un hombre, después de los cincuenta, tiene el rostro que se merece: el de Jorge Alemán trasmite sobre todo concentración y libertad creativa del pensamiento, pero también una pasión por la calle, por la ciudad, por la vida. Psicoanalista lacaniano, de origen argentino, se exilió en los años de la dictadura militar para instalarse en Madrid en 1976, un año después de la muerte de Franco. Este período se caracterizó por la gran efervescencia cultural en la que participó, junto con otros psicoanalistas argentinos exiliados, y se dedicó a trasmitir la enseñanza de Jacques Lacan. Desde entonces, su interés y su producción intelectual se han centrado en ir más allá de la clínica psicoanalítica en sentido estricto, apuntando sobre todo al encuentro con la filosofía, pero también, y con igual intensidad, a la relación con el arte y la poesía, con la teoría política y con los representantes más destacados del feminismo norteamericano. Testimonio de este compromiso son las obras de las que hoy el lector italiano podrá, al menos, disfrutar de un ejemplo a través de una bella recopilación de ensayos que lleva por título Jacques Lacan e l¹antifilosofia (Jacques Lacan y la antifilosofía), de reciente aparición en la editorial Franco Angeli. Nuestro encuentro en Milán ha permitido descubrir que Alemán es una persona abierta a la conversación, que trata con la misma pasión temas que van desde la ontología del poder de Foucault al genio de Maradona.

Para comenzar, podríamos retomar el término "antifilosofía", que aparece en el título de su libro traducido recientemente. ¿Cuál es el alcance subversivo de este término frente a la razón filosófica clásica?

Jorge Alemán

Freud se protegía de la filosofía, estaba convencido de que tenía entre manos algo lo suficientemente diferente, como para mezclarlo con las tradiciones intelectuales ya constituidas. Sospechaba de la filosofía como si se tratara de un discurso muerto, en el que una práctica del inconsciente no habría hallado la acogida necesaria. Su sospecha en determinados momentos llegaba a traducirse en un rechazo irónico. Lacan, en cambio, se constituye en el intérprete de otra operación: la antifilosofía no pretende dejar fuera a la filosofía, sino que implica, más bien, dejarse atravesar por el pensamiento filosófico para luego, a su vez, volver a atravesarlo. Ocurre como con las heridas: no podemos rechazarlas u olvidarlas, debemos aprender a vivir con las cicatrices. Lacan se deja influir por la diferentes huellas filosóficas de la tradición, por sus encuentros con lo real, por sus impasses, analizando las certezas anticipadas del filósofo e interrogando al sujeto que las sostiene. También podemos entender la antifilosofía como una presunción provocadora, que no admite tratar la filosofía como si fuera sólo una historia, una secuencia de nombres propios para investigar; o se la puede entender como una deconstrucción textual del pensamiento filosófico. Todas son, sin duda, operaciones fecundas, pero la antifilosofía elige, sobre todo, constituirse como un modo radical de interrogación e interpelación de los lazos sociales, que implican la práctica del psicoanálisis.




Massimo Recalcatti

Con su trabajo teórico, en efecto, usted produce un movimiento de vaivén entre el psicoanálisis y la filosofía. Parte del supuesto de que la filosofía no puede permitirse ignorar al psicoanálisis, con Freud y sobre todo con Lacan. Podría darnos un ejemplo: ¿Qué es lo que la filosofía no puede permitirse ignorar del psicoanálisis? O, invirtiendo la pregunta: ¿Cuáles son los temas de la práctica filosófica con los que el psicoanálisis no puede permitirse soslayar la confrontación?


Jorge Aleman

Creo que la filosofía no puede ignorar la afinidad de la locura con la existencia del ser hablante. La locura no es un déficit o una patología, sino un modo original de habitar la lengua. Además, ya no es posible ignorar el carácter sexuado y hablante de la existencia humana y las respuestas sintomáticas que ello comporta, o la manera en que inciden en la configuración de la comunidad, o la imposibilidad o la impotencia a las que se enfrentan. Por otra parte, el psicoanálisis debe tratar de reconstruir su propia narrativa, una específica del siglo XXI, y en este punto tiene mucho que aprender de la filosofía, de su viejo olfato para captar la erosión de los conceptos y su compromiso en la búsqueda de los términos apropiados para orientarse en nuestro tiempo.


Massimo Recalcatti

Los filósofos han interpretado el mundo, ahora se trata de cambiarlo, afirmaba la XI tesis de Marx sobre Feuerbach. ¿Esta tesis funciona también para los psicoanalistas?


Jorge Aleman

Sí, en cierto sentido; pero se trata de una transformación que no puede estar asegurada por ley alguna de la historia, no existe ninguna cultura del pasado idealizada, ni ninguna ciudad futura que brille como un porvenir de esperanza; sin ideales, sin utopías, la transformación es lenta, casi imperceptible, pero deja una marca irreversible. Es una transformación que actúa de forma transversal. Como un nuevo tipo de iluminismo, que incluye aquello que es lo "otro" de la razón. Si la civilización capitalista logra destruir la especificidad del psicoanálisis, creo que todas las escuelas del pensamiento crítico deberán sacar las conclusiones pertinentes.

En su investigación resulta esencial una especie de cruce entre Lacan, Foulcault y Heidegger. ¿Cómo lo justifica?


Jorge Aleman

Lacan y Heidegger se ocupan de desmontar al sujeto moderno de manera rigurosa, pero, al mismo tiempo, no se detienen allí. Ambos construyen una analítica del sujeto que permite captarlo en lo real de su existencia. Estoy convencido de que la llamada postmodernidad ha mostrado cierta distracción acerca de la cuestión del sujeto, que ha querido disolverlo, pluralizarlo, fragmentarlo, perdiendo de vista las aporías de la responsabilidad subjetiva. Me interesa Foulcault por su proyecto de construir una subjetividad no esencialista, modulada por los dispositivos históricos, aunque mantengo cierta distancia respecto de su ontología del poder. Debo reconocer que trato de leer a Heidegger y a Foucault a partir de Lacan.


Massimo Recalcatti

Según Vattimo, si el marxismo fue la koinè filosófica dominante en los años 50 y el estructuralismo la de los 60, la hermenéutica se constituye como la koinè de los 80-90. ¿Está Usted de acuerdo con esta síntesis? ¿Cree que la hermenéutica será la koiné dominante a principios del nuevo siglo?

El psicoanálisis de Lacan, las filosofías de Badiou y Laclau, la de Negri y, en otra dirección, la de Virno, marcan un nuevo giro hacia la praxis con el lazo social y hacia un retorno de lo político, no ya en términos de gestión o de consenso, sino como experiencia subjetiva. Me parece que este tipo de pensamiento se escapa del marco de la hermenéutica.

Un tema fundamental de su investigación trata sobre el problema del principio y las condiciones de fundación, además del porvenir, de la comunidad humana. Conocemos la crítica de Freud a la retórica del amor al prójimo y sabemos de su veredicto trágico: no hay para los seres humanos salvación alguna del malestar de la civilización. ¿En qué condiciones se puede pensar una comunidad humana que tenga en cuenta la enseñanza freudiana?

Desde el momento en que imaginamos una sociedad freudiana, ella se vuelve imposible. ¿Cuáles serían sus condiciones? Apostar al deseo sin garantías de que no se excluya el horizonte de la responsabilidad. Aceptar el carácter irreductible del deseo sin caer en la tentación del goce propio del mártir. Soportar la infelicidad contingente sin que se convierta en una desdicha necesaria. Saber perder sin identificarse con aquello que se ha perdido. Tener conciencia de la propia finitud, escapando a la fascinación de la cultura de la pulsión de muerte. En esta sociedad imposible habría lugar para la tragedia singular, pero no para la humillación planificada, encontraría lugar el dolor de existir, pero no la explotación de la fuerza de trabajo, se realizaría la voluntad de decir cualquier cosa y también la de callar, pero no en un silencio cobarde; estaría contemplado el ser extranjeros de sí mismos, pero no el desarraigo obligado para las multitudes.


Fuente : http://www.lacan.com/alemillumf.htm

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Se produjo un error en este gadget.