01 agosto, 2016

Entrevista Capusotto “En Argentina hay una guerra de clases”

El pelo enmarañado y atado laxamente por una colita, la mezcla de seriedad y timidez, y el talento para despertar risas desde hace dos décadas le dan el título de humorista que todos ya conocen. Diego Capusotto luce una campera colorida, jean, zapatillas: el estilo rocker-bohemio desprolijo queda a la vista. Está sentado en la punta de una extensa mesa de una oficina fría de la TV Pública, ubicada a unos veinte metros del despacho de Tristán Bauer, sala donde, rodeado de gaseosas y sándwiches de miga, hablará de todo y por supuesto del convite de la charla: la novena temporada de Peter Capusotto y sus videos, programa que midió 2,1 puntos de rating en su estreno y que el lunes pasado, su tercera emisión, se ubicó en 2,4.

Diego Capusotto: "En Argentina hay una guerra de clases"


El humorista regresó con la 9ª temporada de Peter Capusotto y sus videos. Jura que le gusta que el Papa sea populista y sostiene que Sumo fue la mejor banda de los 80.


14/09/2014 | 09:09

—Antonio Gasalla no estará con Susana y Enrique Pinti desde hace tiempo no hace humor o sketches en TV abierta; sólo están "Peligro sin codificar" y "Peter Capusotto y sus videos". ¿Por qué no hay espacio para el humor en la TV?

—Los programas de humor fueron reemplazados por gente que no viene del palo del humor y hace humor. El humor se desparramó para más lugares, donde están ubicados Bendita TV o Duro de domar. La televisión piensa que hay cosas más convocantes que eso, y no lamento que no haya más programas de humor. Para mí no sé si es importante que Gasalla esté en la televisión o no; ahora, prefiero que vuelva Gasalla antes que los otros pelotudos que veo. La televisión está manejada por gente con criterios muy diferentes a los míos. Yo quiero que haya más estética, ideas, y eso pasa en canales que no son los líderes o conocidos. Canal 7, salvo por el tema del fútbol, que es convocante, quizá tenga esa búsqueda. Creo que dentro de veinte años estaremos pensando que la televisión de ahora era mejor, y eso es lo más alarmante.

Socios y amigos. A Capusotto le gusta responder en plural. Utiliza el "nosotros" para que todos sepan que no es el único héroe en este lío y que detrás de cámara funciona el cráneo de Pedro Saborido, amigo, director, productor y guionista del show de la TV Pública.

—Tu humor se ríe de situaciones fuertes que son cotidianas y profundas, como la discriminación. ¿De qué tema no te gusta burlarte? ¿La pobreza? ¿Capacidades diferentes?

—No, nada, incluso en Micky Vainilla está presente la justificación de la pobreza, que en definitiva está bien que exista para saber que nosotros no lo somos. Siempre la tragedia está presente en lo que hacemos, y en líneas generales, en el humor, ya sea para escapar de la realidad angustiante o como método de defensa. Micky Vainilla genera contradicción: hay gente que cree que el personaje dice algo correcto, se identifican, y eso realmente me alarma y me provoca curiosidad. Creen que Micky Vainilla les da autoridad de reírse de sí mismos y que eso que se ve no es tan malo.

—¿Hay mucho fascismo en Argentina?

—No lo sé. Sé que hay fascismo, un miedo de clases, una guerra de clases, de que uno tome lo del otro. Es la territorialidad, la idea de que el otro viene por lo que vos tenés y nadie discute al poder real, que son los que manejan la guita en el mundo, los medios económicos, porque al tipo que está ahí arriba es muy difícil que se le acerque alguien de recursos bajos para robarle y meterle tres corchazos… Todo nuestro problema está en mantener lo que tenemos, en acumular, y esa acumulación se da en un territorio común porque el que no tiene nada vive a cuarenta minutos de acá. Y es mucho más perversa la preocupación de tener más porque el otro tiene más que vos.

—¿Y los que están en la clase media?

—El de clase media argentina es el que camina por París y se cree parisino en vez de sentirse un argentino caminando por París. ¿Entendés? Es así. La clase media tiene varias ramificaciones, es una masa crítica, y no son muchachos que esperan comprarse una quinta para irse a vivir y decir "ahora soy feliz". La clase media tiene la posibilidad de ser cooptada porque en definitiva nadie va a querer convencer al que no tiene nada o al que tiene mucho. El que tiene mucho tiene las órdenes de pago y la clase baja es la desclasada.

—A Tato Bores lo miraba un público de clase media alta, ¿qué público creés que te sigue?

—De todo. Con respecto al programa, me ha saludado gente de claras dificultades económicas y necesidades básicas y otra que no, que era claramente la antítesis.

—¿Es decir que te ven tanto en un country como en una villa?

—Sí, claro. Te ve un corporativo que vive en un country en Pilar o el chabón que limpia los vidrios en la 9 de Julio. No pensamos para qué público lo hacemos, sino en lo que a nosotros nos convoca hacer. Lo tome quien lo tome, deja de pertenecernos. Quizá hay adolescentes que no nos quieren ver porque piensan que somos dos viejos chotos, que en realidad lo somos y es una realidad.

—¿Hay que tener cierto nivel para entender tu humor, como por ejemplo, un poco de cultura de rock?

—Hoy el programa excedió los límites o márgenes de la cultura rock. A lo mejor hay gente que lo dice porque en realidad se siente inteligente porque le gusta. Yo jamás diría que es un programa de humor inteligente. El humor es más desgarrador. Me interesa hacer un humor terrorista antes que inteligente, me gusta más que incomode a muchos, lejos de nivelar al público por su capacidad de inteligencia.

Personajes nuevos. James Bo, el agente secreto uruguayo infiltrado en Argentina, con su asistente el Negro Radar y su elemento esencial, el termo; Escoba Gaviria; el Gauchito Benny Gil y Víctor Sugar Camacho, el negrito cubano que ama el capitalismo, son las nuevas creaciones de Capusotto y Saborido que despertaron menciones en las redes sociales. "Estamos en un sistema capitalista, que es el gran ojo rector que en algunos casos está rodeado de lo religioso que sirve para aplacar ciertas cosas", sostiene el ex Cha Cha Cha.

—¿Te cae bien el papa Francisco?

—A mí la papa nunca me cayó bien. Me hincha la panza, aunque la como… Me gusta que sea populista y que los que critican al populismo no lo digan. ¿Ves? Eso me encanta. Hace cosas que, si las hiciera un político, sería criticado a más no poder y acusado de populista. Me parece que abrió una especie de frente, de lugar de tensión, de lugar de acercamiento y posible de discusión, que a lo mejor me resulta interesante; además, que proviene de América Latina y que no es una especie de Ratzinger, que era un lector de bibliotecas cerradas con velas germánicas. Ahí hay un acercamiento, no deja de ser un tipo de Argentina que conoce más la realidad que el anterior papa.

—¿No te cierran las cuestiones religiosas?

—La religión no creo que sirva… Es una especie de paliativo, y la institución religiosa no me termina de cerrar como elemento transformador.

"No me interesa la musica de moda"


Por G.M.

Padre de Eloísa y Eva, Capusotto cumplirá 53 años con la llegada de la primavera. Se reconoce como un músico frustrado. El deseo de formar una banda y tocar la batería quedó archivado dentro de un cajón, y el tiempo hizo que el ingenio de su humor lo vinculara con su pasión por el rock & roll. Así nació Peter Capusotto y sus videos. Diego considera que nunca fue partidario de hablar de la actualidad del rock nacional y explora universos del under musical: "Hay algunas bandas que están haciendo cosas muy buenas, como Zelmar Garín, Proyecto Gómez, y otras improvisan en su sonido".

—De lo nuevo, ¿Tan Biónica?

—No. ¿Qué? No me produce nada Tan Biónica.

—Hoy es la banda más popular y convocante. ¿La escuchaste?

—No. Yo ya tengo 53 años, imaginate que si a mi edad escucho lo que es convocante me pego tres tiros en la pija. No me interesa lo que más convoca o de moda. Fijate que a partir de un momento Sumo, después de que muere Luca Prodan, se convierte en lo que es: lo que para mí fue la mejor banda de los 80, y la seguían 200 o 300 personas. No me interesa la masividad. No creo en eso que dicen de que en el rock nacional no hay más bandas. Es una mirada electiva y oficial. El tipo que cree que lo único que existe es la música que se escucha en las radios de más oyentes está equivocado. Es como creer que Pink Floyd existe a partir de The Wall, que para mí no fue el mejor disco de la banda, sino que fueron los primeros. Otros creen que Pink Floyd es sólo Roger Waters. Hay bandas investigando sonidos, atravesando esos sonidos, la idea de intervención, probando, que no están pensando en la oficialidad del rock, que no piensan en el éxito. Eso transcurre después. En términos televisivos piensan que debo tener cierta cantidad de rating para llegar a algún lugar. Nosotros ya llegamos a este lugar, con cuatro puntos durante veinte años, así que no me vengan a hablar de rating. Ya está.

—Igualmente sos popular.

—Sí, claro, porque estoy en un medio masivo y soy popular hasta para el que piensa que soy un pelotudo. A Bendita TV le gusta lo que hacemos, y pasan ciertos personajes que la gente conoce por ellos y no por nosotros. El programa tiene vida, alma, que es lo más importante. Tiene una consistencia.

—¿Cuál es el político más rockero: Boudou, Macri o Aníbal?

—(Piensa) No lo sé.

Por Gustavo Mendez

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Se produjo un error en este gadget.