01 agosto, 2016

La nueva máscara de la Dictadura por Mabaires blog

El sábado 17 de octubre, por convocatoria de Carta Abierta, dio una charla en una de las salas de la Biblioteca Nacional, la actual embajadora argentina ante la OEA, la Dra. Nilda Garré.
Aunque no había un tema de referencia, propuso hacer una charla sobre la utilización de las Fuerzas Armadas en la seguridad interior, tal como propone alguno de los candidatos.

Sus antecedentes tanto políticos, como laborales como Ministra primero de Defensa y luego de Seguridad de la Nación, la hacen una voz más que autorizada para hablar del tema.
En mi opinión, tal vez, la más autorizada ya que al dirigir estos dos ministerios que algunos pretenden unificar, conoce de primera mano cómo funcionan Gendarmería, Prefectura, Policía Federal, y Policías Provinciales; y cómo funcionan y cuál es la función de las Fuerzas Armadas.

El candidato a presidente Sergio Massa, en su afán de conseguir algún voto radical descontento con el acuerdo de su partido con Macri, endureció en las últimas semanas su discurso, haciendo hincapié en "el narcotráfico", la "inseguridad", y "las fronteras" a las que en su spot publicitario, dice que pretende, en caso de ser presidente, "atacar".
¿Por qué Massa pretende atacar las fronteras?
No sé, no lo dice. Lo sugestivo es que, tampoco se lo preguntan.
El discurso del spot publicitario de Massa es nefasto. 

Los significantes son tan importantes como los significados.
Cuando Sergio Massa propone militarizar las villas para acabar con el narcotráfico, lo que está sugiriendo es que pretende acabar con la venta al menudeo de drogas.
Usando la palabra "narcotráfico" nos quiere convencer de que ahí, en la villa, entre los pobres, se focaliza el problema.
Y si nos convence de que el problema está entre los pobres, dejaremos de mirar a los grandes narcotraficantes con bandas, logística y medios de transporte propios que se alojan en los barrios privados cercanos a la costa del Delta bonaerense. Alguno de esos barrios, en el distrito de Tigre que él gobernó como intendente, suele aparecer en las crónicas policiales cuando detienen a narcotraficantes buscados en todo el mundo.
El nefasto discurso de militarizar las villas, es decir poner a las FFAA a vigilar a los pobres, remite a los años más terribles de las dictaduras.
Y no es casual.
En las villas, en las barriadas, es decir, entre los pobres, también están las redes de contención social, esas que se activan cuando falta el Estado, como los movimientos piqueteros que organizaban ollas populares en los años 90, cuando el neoliberalismo arreciaba y el hambre se hacía sentir.
Movimientos sociales de los que salieron dirigentes como Luis D'Elía que luchan por los derechos a la vivienda o a la tierra, como el MoCaSE (Movimiento campesino de Santiago del Estero); o la dirigente Milagro Sala que organizó la Tupac- Amaru .
A ella, sin disimular ni un poquito, este fin de semana, Sergio Massa defenestró en Jujuy , mientras brindaba con el ex -Ministro de Desarrollo Social Gerardo Morales.
Gerardo Morales fue ministro del hambreador Fernando De la Rúa, ese bajo cuyo mandato, florecieron los movimientos piqueteros que reclamaban derecho a la comida, el trabajo y la vivienda.
Y Morales, era compañero de gabinete de Domingo Cavallo , el mismo que tenía como secretarios y viceministro a Daniel Marx, Federico Sturzenegger y otros hambreadores seriales, que hoy forman parte del equipo económico de Macri.
Siempre digo, que, para saber de qué se trata, no hay que escuchar lo que dicen, sino mirar lo que hacen .
El discurso xenófobo, también está implícito, cuando dice "atacar las fronteras" y repite, al igual que muchos otros, la frase acuñada por el ex Ministro de Defensa Horacio Jaunarena: "la frontera norte es un colador".
Claramente, sitúa el problema de la inseguridad y el narcotráfico en "la frontera norte", esa a la que hay que atacar: la que linda con Bolivia y Paraguay.
No le preocupan a Massa ni los narcotraficantes internacionales de Nordelta, ni los rubios con trajes Armani y zapatos italianos que lavan dinero en la City porteña. Tampoco le preocupa que parte del dinero proveniente de ese ilícito se lave con sociedades instaladas en Uruguay o EEUU por ejemplo.
¿No es ganar dinero el fin de cualquier asociación delictiva? Parece que en eso, no se fijan.
Pretende estigmatizar a bolivianos y paraguayos, esos que Macri señala como provenientes de la "inmigración descontrolada" que "ingresan por el norte" donde "la frontera es un colador"y que promueven "el avance de la delincuencia y el narcotráfico".
En el siguiente enlace pueden ver cómo Clarín se hace eco instilando la frase "La ley, además, impone al Poder Ejecutivo la obligación de adoptar medidas para regular la situación migratoria de los extranjeros"
Creo que es bastante elocuente por qué algunos jugadores pretenden "militarizar las villas", sobre todo, cuando vemos que esos mismos políticos, durante sus gobiernos, incumplieron la ley al no urbanizarlas.
Una de las experiencias locales de las policías fusionadas a las FFAA, es más que esclarecedora: la de la policía Bonaerense dirigida por el General Ramón Camps y del director de Investigaciones de la Policía Bonaerense Miguel Etchecolatz y difícilmente algún argentino pudiera decir que no sabe nada sobre esta dupla.
Cuando te hablan de militarizar las villas, te están hablando de darle poder de policía a un militar.
¿Cuál es la función de las FFAA? La defensa contra un enemigo externo.
¿Cuál es el uso de la fuerza que se hace ante una agresión de potencia extranjera? La máxima. No hay miramientos. Se bombardea, se fusila, se usan granadas. Al enemigo se lo aniquila porque el objetivo, es proteger a la población nacional y al territorio.
En la formación de un cuadro militar, no hay posibilidades de encarar una negociación con el enemigo.
Viendo cómo han actuado las FFAA en la seguridad interior durante los años de la dictadura, es lamentable que a casi 33 años de democracia, alguien plantee volver a ponerlos en un rol que no les compete, esta vez, con la excusa del "narcotráfico".
Sin embargo, hay fuertes presiones desde la Embajada de los EEUU, y desde hace mucho tiempo, para que esto suceda.
Algunos países que, cediendo ante estas presiones, han militarizado sus policías, han visto resultados negativos a los pocos años de haberlo hecho.
Tomemos como ejemplo a México
En 1999 el presidente mexicano Ernesto Zedillo, creó la Policía Federal Preventiva (PFP) poniendo 5000 efectivos militares en esa nueva institución, sobre un total de 10000 agentes.
La excusa era brindar apoyo a las fuerzas de seguridad, sólo de manera temporal.
Desde entonces, cada uno de los mandatarios mexicanos insistió sobre la idea de "sólo por un tiempo"; y ya pasaron 16 años.
También decían que además de temporal, iba a ser "subsidiaria a petición fundada y motivada de las autoridades civiles ".
Fue justamente a pedido de un presidente municipal (intendente) que la policía mexicana hizo desaparecer a los 43 normalistas de Ayotzinapa en septiembre del 2014.
Durante la búsqueda de los 43 normalistas, fueron apareciendo fosas comunes con decenas de cadáveres. Y el mundo se enteró, que el subsuelo mexicano es un gran cementerio lleno de cadáveres
provenientes de la guerra entre narcos, y de la represión de esa policía militarizada a los dirigentes sociales.
La resultante de estos años de militarización policial, fueron el incremento de número de efectivos militares en la PFP y por supuesto, el incremento de gastos en parafernalia militar.
Se incrementaron también las denuncias por violaciones a los derechos humanos, tanto en Ejército como en Marina.
Estas violaciones incluyen casos documentados de tortura, ejecución extrajudicial, detención arbitraria y desapariciones forzadas.
El informe de la Human Rights Watch en 2014, al respecto es categórico.

Todas las víctimas de violaciones a los derechos humanos, detenidas sin causa, eran pobres.
“La condición social de estas personas permitía que se les presentara como integrantes de carteles. De esa vulnerabilidad socioeconómica dependía la posibilidad de que emprendieran luego acciones efectivas contra los atacantes”
Se incrementaron, además de la violencia en delitos comunes, también las desapariciones de mujeres, presumiblimente víctimas de redes de tratas de personas en Juárez, ciudad fronteriza con los EE UU.
Estas redes, sólo pueden subsistir con connivencia de autoridades locales y extranjeras.

Las cifras de muertos en esta "guerra contra las drogas" emprendida por el gobierno mexicano, fue en aumento y en los últimos 10 años se calculan más de 130. 000.
Por supuesto, las cifras tampoco son confiables, ya que el armado de las causas judiciales suele encubrir las verdaderas razones de estos asesinatos.
“Los decapitados, desmembrados, colgados, encajuelados, desenterrados de narco-fosas, con el tiro de gracia, homicidios en enfrentamientos entre los diversos cárteles de la droga y elementos policíacos han sido un tema del día a día, a pesar de la estrategia federal de no informar al respecto”, afirmó el semanario Zeta, días antes del Primer Informe de Gobierno de (presidente) Enrique Peña Nieto.

Pensá que en Afganistán, en guerra, hubieron en el mismo período, sólo el 10% de los homicidios que lleva México.

Uno de los carteles mexicanos de la droga, Los Zetas, eran parte de estos grupos policiales, que se suponía, debían hacer inteligencia a un capo narco: Osiel Cárdenas Guillén, del cartel del Golfo.
Los militares, se vendieron al capomafia, y empezaron a trabajar para él como brazo armado en 1999, justo cuando se inició la "guerra contra el narco".
Si leés la historia de esta organización verás que en 2010, Osiel Cárdenas Guillén fue detenido, extraditado, juzgado y sentenciado a 25 años de prisión en EEUU, sin embargo, eso no redujo el narcotráfico, ni los crímenes, sino que por el contrario, dio lugar a nuevos capomafias, que marcaron sus territorios, lo que originó más violencia entre bandas. 
Los Estados Unidos de norteamérica, fueron los impulsores de la militarización de la policía y de la lucha contra el "narco" en México.
Algo que en su territorio, por mandato Constitucional está prohibido desde 1864 y lo respetan a rajatabla.
Gran cantidad de recursos de los estadounidenses se destinaron durante el gobierno de George Bush, al combate del narcotráfico del otro lado de su frontera, como reconocimiento a que el problema del narco era bifronterizo.
Bueno, eso es lo que dijeron.
Lo llamaron "Plan Mérida". Lo firmaron entre aplausos de alcahuetes de ambos países, aún cuando esta intervención militarizada, hacía varios años que venían fracasando escandalosamente. 
http://spanish.mexico.usembassy.gov/es/temas-bilaterales/mexico-y-eu-de-un-vistazo/iniciativa-merida.html
Los mexicanos se quedaron rehenes de la violencia, tanto la de las mafias narcotraficantes, como la de la policial.
Los estadounidenses, no modificaron ni a sus policías, ni tuvieron aumento significativo de la conflictividad por bandas narcos.
Pero los vendedores de armas y parafernalia de seguridad, que venden legalmente a los gobiernos, e ilegalmente a las mafias, hicieron pingües ganancias.
Algunas cifras de los últimos años, para entender la vorágine de violencia desatada en México.
Por todo lo antes expresado, la ONU recomienda a México dejar atrás la militarización de la seguridad interior.
"Usar al ejército en labores de seguridad pública que corresponderían a una policía civil expone a los ciudadanos a diversas violaciones a derechos humanos, pues el objetivo “de cualquier cuerpo militar en el mundo es someter al enemigo valiéndose de la superioridad de su fuerza”.
Con ese argumento, al presentar su informe final sobre México, Christof Heyns, relator especial de las Naciones Unidas sobre las ejecuciones extrajudiciales, sumarias o arbitrarias urgió al Estado dejar atrás la militarización y capacitar a cuerpos policiales para que éstos sean aptos de atender las demandas de seguridad pública en el país."
La experiencia de la militarización de la seguridad interior no ha sido mejor en Colombia, o en Perú, donde fue impuesta con la misma excusa: el narcotráfico.
Vamos a jugar un poco.
Te propongo este ejercicio. Volvé a releer alguna parte de lo que escribí sobre México, y donde dice "narcotráfico" poné "subversión apátrida".
Da miedo ¿no?
Si te fijás, tiene exactamente los mismos condimentos: venta/tráfico de armas; jueces corruptos comprados por el poder establecido; EEUU como impulsor y a la vez financista; y víctimas preferentemente jóvenes de estratos sociales obreros.
Hay otra coincidencia en ambos temas: la presión de la cúpula eclesiástica.
Si el gobernador y candidato a presidente Daniel Scioli , luego de una reunión con los obispos bonaerenses en 2013, dijo "no hay que militarizar el debate del narcotráfico" es porque a la reunión , alguien llevó la palabrita mágica.
Algunos antecedentes de presión eclesiástica sobre el tema, ya había, como el del ex cardenal Jorge Bergoglio (ahora Papa Francisco) , quien en 2010 apareció junto a Horacio Jaunarena y a Roberto Dromi (entre otros) en la presentación de un documento para el "poskirchnerismo" donde coló, la propuesta de estos dos adláteres de la militarización.
Así lo relataba Horacio Verbitsky en Página 12 :
" El documento presentado por Bergoglio también contempla la conformación de “un sistema integral de seguridad pública y defensa común”. Incluye en el campo de la Defensa “el narcotráfico, el tráfico ilegal de armas, el lavado de dinero, el terrorismo, etc.”, para terminar con lo que llama “el vacilar de las palabras y acciones”. Con el mismo propósito crea un Consejo Federal de Civilidad y Convivencia Social, con el que deberán colaborar las Universidades estatales y privadas, las Fuerzas Armadas y las de Seguridad, las cámaras patronales, las organizaciones sindicales y los diferentes cultos. Con un lenguaje que tergiversa el sentido de las palabras para esconder el objetivo, se refiere al “valor garantista de la seguridad”. Así se opone a uno de los mayores consensos alcanzados por el conjunto de las fuerzas políticas a partir de 1983: la nítida separación entre defensa nacional, a cargo de las Fuerzas Armadas, y seguridad interior, de la que se ocupan las fuerzas policiales y de seguridad. Esto fue establecido por la Ley de Defensa Nacional, de 1988; la de Seguridad Interior, de 1992, y la de Inteligencia Nacional, de 2001, promulgadas por los presidentes Raúl Alfonsín, Carlos Menem y Fernando de la Rúa respectivamente. Las tres surgieron de un cuidadoso proceso de elaboración acordado por las principales fuerzas políticas del país. "
(Las negritas y el color, son míos por lo que pido disculpas al autor, pero consideré necesario resaltarlo en este contexto)
Uno se preguntará cómo llega Bergoglio a estar en sintonía con Dromi , el extranjerizador y pauperizador del pueblo...
En la misma nota, nos informa el periodista que en 1988 Bergoglio designó a Dromi abogado de la curia porteña; y la vinculación con el Ejército. 
A pedido de Francisco, rezaré por él, para que no influya con estas horribles ideas sobre el futuro presidente.
Cúpula eclesiástica, militares, poder judicial, son el trípode donde los empresarios asentaron la última dictadura.
Para lograr la militarización de las fuerzas policiales, deberán pasar primero por el Congreso y derogar tres leyes.
¿Entendés por qué es necesario que los legisladores que entren con las elecciones del próximo 25 de octubre, deben ser absolutamente fieles al mandato popular y estar comprometidos con la defensa de los Derechos Humanos?
¿Te das cuenta que si tuvieran fuerza en el Congreso los bloques del Frente Renovador que acompañan a Massa o los del PRO que acompañan a Macri, podríamos retroceder 40 años en la Historia?
Mauricio Macri ya sugirió que su ministro de Defensa podría ser un ex carapintada, que actualmente está al frente de la Agencia Gubernamental de Control en CABA, Juan José Gómez Centurión, lo que despertó la ira de los sensibles radicales, ya que formó parte de las asonadas que pretendían voltear al gobierno de Raúl Alfonsín.
Ante las críticas más que fundadas, haciendo como que les concedía algo, propuso entonces que el ex Ministro de Defensa de Alfonsín fuera el suyo.
El que sería designado es : Horacio Jaunarena.
Lobbista de los militares, encubridor de torturadores, y sobre todo, uno de los más férreos opositores a las leyes que dividen el accionar de las FFAA del de las Fuerzas de Seguridad.
Miembro desde 2014 de la Academia Nacional de Ciencias Morales y Políticas, esa de la que es parte el Juez Dalla Vía, que desde la Cámara Nacional Electoral dijo que las provincias del norte, no había calidad institucional, y por eso no estaban en condiciones de realizar elecciones. Básicamente, dijo que no saben ni deben votar. Nuevamente, el ataque sobre las provincias del norte, por donde ingresa la "inmigración descontrolada", y donde hay que ir a "atacar las fronteras".
Jaunarena comparte el "honor" de pertenecer a esa cueva del fascismo junto a personajes temibles como Blaquier o Rodríguez Varela.
Desde allí, también adoctrina, pero ahora con la chapa "académica" que le da la vidriera de esta ONG, y dice que hay que cambiar la ley de Defensa porque es de 1988.(No le preocupan otras leyes, como la de los sueldos del personal eclesiástico, creada en plena dictadura, por ejemplo)
http://www.ancmyp.org.ar/user/files/Jaunarena%20D15.pdf
Horacio Jaunarena,ya tiene algunas intervenciones nefastas en este sentido, lo interesante, es cómo cambia de enemigo de acuerdo a la época, pero fijate que siempre son, en definitiva, los pobres los que serán vigilados, controlados, espiados, apaleados, encarcelados o asesinados.
"en agosto de 2001, cuando el gobierno que integraba se caía a pedazos y miles de millones de dólares se fugaban del sistema bancario hacia el exterior preparando el vaciamiento y la gran crisis, Jaunarena propuso fusionar la Armada y la Prefectura Naval en una sola fuerza que según el ministro se llamaría Marina Argentina"
"En junio de 2002, dos semanas antes de que los asesinatos de Maximiliano Kosteki y Darío Santillán acabaran con el interinato de Duhalde y apresuraran las elecciones presidenciales, Jaunarena planteó junto con el jefe del Ejército, general Ricardo Brinzoni, la militarización de la seguridad interior y la intervención castrense en el conflicto social, con la creación de un superministerio de Defensa y Seguridad que también se encargaría del control de la criminalidad callejera, la documentación personal, las aduanas y las migraciones. Brinzoni lo describió como una pirámide verdeazul, en cuya base estaría la lucha contra el delito callejero. Jaunarena y Brinzoni presentaron su proyecto ante un auditorio poblado de militares, reunidos por Eduardo Menem y Roberto Dromi. Brinzoni identificó un área crítica, entre el sur de La Plata y el norte de Rosario, en la que viven 10 millones de pobres, expuso estadísticas sobre el incremento de delitos en zonas urbanas y vaticinó saqueos y desórdenes en la Capital Federal y la provincia de Buenos Aires. Pero Duhalde ya no estaba para innovaciones y cuando su secretario de Seguridad, Juan José Alvarez le ofreció su renuncia, desautorizó la movida. Alvarez dejó sin efecto un acuerdo que Brinzoni había firmado con el jefe de la Policía Federal, comisario Roberto Giaccomino, que avanzaba en aquella dirección al establecer que luego de cumplido su período de enganche los soldados profesionales del Ejército podrían incorporarse a la Policía Federal. Hoy este trasvasamiento, cuya formulación original corresponde al Comando Sur, rige para la policía porteña de Macrì."
(Otra vez pido disculpas a H. Verbitsky por modificar su texto con las negritas. )
Justamente para ver cómo funciona la militarización de las policías, un ejemplo bien concreto es del de la Masacre del Puente Pueyrredón, donde por primera vez, desde la llegada de la democracia, se usaban 4 fuerzas de seguridad unificadas en un solo mando. 
Al leer lo sucedido en los días previos al 26 de junio de 2002, nos vamos enterando que en realidad Duhalde sí le hizo caso a Jaunarena y ensayó una prueba piloto: 
" El 7 de junio Álvarez (se refiere a Juan José Álvarez, secretario de Seguridad) ya había anunciado que el gobierno estaba "decidido a impedir" las protestas que cortaban los accesos a la ciudad. "Cuando se le preguntó si el gobierno actuaría con mano dura para controlar los piquetes, Álvarez sostuvo que no se trataba de dureza o blandura, sino de una decisión política. ’A la ciudad no se la puede bloquear. Habrá operativos conjuntos de las fuerzas de seguridad para hacer frente a este tema’" (Agencia DyN, 7/06/02)"
El 18 de junio, luego de una reunión entre el jefe de Gabinete Atanasof, Álvarez, jefes de las cuatro fuerzas y representantes del poder judicial, la Agencia Infosic publicó: "En los encuentros se debatió cuál será la actitud de laGendarmería Nacional, Prefectura Naval y Policía Federal, y la cobertura a su acción que tendrá la justicia, a través de los jueces y los fiscales federales en las próximas acciones de piqueteros que preocupan al gobierno. Las conclusiones deberán estar acordadas antes del jueves (sic), cuando los grupos piqueteros preparan interrumpir el tránsito en los accesos estratégicos a la Capital Federal, sitiando virtualmente la metrópoli".
Así fue que, con la sola orden de la Secretaría de Seguridad, sin mediar instancia judicial, se procedió al desalojo del Puente Pueyrredón por parte de la Prefectura Naval, fuerzas al mando de Darío Fridman.
Del otro lado del puente, esperaba la policía Bonaerense que se lanzó a la caza de Maximiliano Kostecki y Darío Santillán, con el resultado luctuoso para ambos. 
El saldo de esa operación de fuerzas conjunta, fueron 2 muertos y 170 heridos.
http://www.anred.org/spip.php?article871
Clarín, que es el brazo mediático de la CIA en Argentina, tituló:
Si bien la Gendarmería y la Prefectura Naval, son fuerzas de Seguridad, son de naturaleza militar y no policial y podría decirse que son una fuerza intermedia.
Si esto pasó al querer unir una fuerza de seguridad con una intermedia, imaginate lo que pasaría uniendo la Policía Metropolitana donde revistan cuadros expulsados de la Policía Federal por su complicidad con los delincuentes, con el Ejército, por ejemplo. 
A pesar de la contundente evidencia internacional y nacional de que la militarización de las fuerzas de seguridad, no sólo es ineficiente, sino que es la excusa para perseguir dirigentes sociales, y apoderarse o dejar liberados territorios a las mafias, algunos políticos siguen insistiendo; y son apoyados desde los medios de comunicación.
Así, desde hace unos años, el tema es reiterado en Clarín y La Nación, a veces como imperativo, otras como sugerencias, la necesidad de "militarizar" la seguridad interior. 
Ambos medios responden a los intereses de la Embajada Norteamericana, eso ya es sabido, pero si querés tener una mirada sobre por qué los EEUU buscan militarizarel continente, esta nota puede ayudarte:
Como ciudadanos, tenemos la obligación de tener memoria, para que no reaparezcan estos funestos personajes del odio, a vendernos el realismo mágico que poco tiene de novedoso.
Esto ya lo vimos, ya sabemos de qué se trata, sabemos a qué intereses responde, conocemos cómo funciona y sabemos bien de la indefensión a la que queda sometido el pueblo.
Disfrazada de democracia, la dictadura, enmascarándose, piensa en el regreso.
Como dice Charly García: " enciende los candiles que los brujos piensan en volver " .


Publicado 15 hours ago por Mabaires

**




Ver comentarios
 
marcelo ignacio19 de octubre de 2015, 19:03
Algo así había empezado a esbozar yo acá: http://huincanoalineados.blogspot.com.ar/2015/10/ojo-massa-es-luder.html
El ejército es un cuerpo creado para matar gente y hacer pelota todo. Podés estar de acuerdo en que deba serlo o no, pero es eso.
Si usamos un ejército para un problema de seguridad, hay tres posibilidades:
1-matan decenas de miles de tipos. Eso está pasando hoy mismo en varios países americanos.
2-lo debilitamos para que no mate gente, y nos quedamos sin ejército. Si en una de esas putas casualidades lo llegamos a necesitar, no lo vamos a tener.
3-las dos cosas: un ejército debilitado que mate miles de personas. Eso ya pasó acá mismo (recuerdan Malvinas, no?).
En suma, Massa es un irresponsable. Porque, una de dos: cree que los va a poder controlar... o cree que a él no le va a pasar lo que ya pasó todas las veces que se intentó eso que propone.
Pero claro, vos lo escribiste mejor.
Marcelo, el gaucho
Responder 
 
marcelo ignacio19 de octubre de 2015, 19:03
Algo así había empezado a esbozar yo acá: http://huincanoalineados.blogspot.com.ar/2015/10/ojo-massa-es-luder.html
El ejército es un cuerpo creado para matar gente y hacer pelota todo. Podés estar de acuerdo en que deba serlo o no, pero es eso.
Si usamos un ejército para un problema de seguridad, hay tres posibilidades:
1-matan decenas de miles de tipos. Eso está pasando hoy mismo en varios países americanos.
2-lo debilitamos para que no mate gente, y nos quedamos sin ejército. Si en una de esas putas casualidades lo llegamos a necesitar, no lo vamos a tener.
3-las dos cosas: un ejército debilitado que mate miles de personas. Eso ya pasó acá mismo (recuerdan Malvinas, no?).
En suma, Massa es un irresponsable. Porque, una de dos: cree que los va a poder controlar... o cree que a él no le va a pasar lo que ya pasó todas las veces que se intentó eso que propone.
Pero claro, vos lo escribiste mejor.
Marcelo, el gaucho
Responder

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Se produjo un error en este gadget.