13 julio, 2015

Sostiene Cristina, entrevista para The New Yorker

En un diálogo con la revista The New Yorker, recorrió la política de DD.HH. y brindó definiciones sobre la deuda y los fondos buitre. También sobre AMIA, Nisman y la reforma de los servicios de Inteligencia. La relación con EE.UU. El recuerdo de Kirchner. http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-276988-2015-07-13.html

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner concedió un extenso reportaje a la revista The New Yorker en el que hizo un balance de la política de derechos humanos del Gobierno, repasó las negociaciones por la deuda y el conflicto con los fondos buitre, habló de la relación con Estados Unidos y de la investigación por la AMIA, la muerte del fiscal Alberto Nisman y la reforma del sistema de Inteligencia. “La democracia argentina pudo resolver ella misma su tragedia”, sostuvo la mandataria sobre el proceso de juzgamiento de delitos de lesa humanidad y mencionó que hay más de “500 condenados, 900 procesados, mil personas en prisión” por los crímenes cometidos durante la última dictadura. Incluso, advirtió que la situación anterior a la anulación de las leyes de impunidad “era predemocrática”. Sobre Nisman afirmó: “La denuncia en sí estoy convencida de que no la escribió el fiscal Nisman”. Y sobre su muerte: “Yo no soy jueza ni fiscal. Hago una evaluación política: se trató de una gran maniobra política contra el Gobierno”. Para buscar responsables, la presidenta aludió a los conflictos de Medio Oriente y la política de Israel.


Cristina Kirchner publicó a través de Twitter y de su página web el extenso reportaje que le hizo el periodista Dexter Filkins (ver suplemento especial con el reportaje completo). Le mandó inclusive un saludo al “multipremiado periodista, que en 2009 obtuvo un Pulitzer”. La presidenta contó que la entrevista tuvo lugar en la Quinta de Olivos el 11 de marzo, luego de su viaje a China. También relató que el periodista le contó que “lo que lo había sorprendido es la manera en la que la Argentina ha realmente juzgado a los militares durante la democracia por los delitos cometidos a fines de los setenta y comienzos de los ochenta y que eso no se ha producido en casi ninguna otra parte del mundo”.

Predemocrática

Al comienzo, el periodista le explicó a CFK que The New Yorker le pidió una entrevista puntualmente sobre el caso Nisman, pero al conocer más sobre la realidad compleja del país decidió incluir preguntas de todo tipo.

–Quisiera que me hablara un poco de cómo usted y su marido comenzaron todo el proceso. Creo que ahora tienen 500 personas ya en prisión, con más juicios... –le preguntó el periodista estadounidense.

–No, más. Hoy aproximadamente hay más de, creo, 500 condenados, más de 1000 personas en prisión y 900 procesados. Y en realidad es un proceso inédito en el mundo, porque en realidad violaciones a los derechos humanos se han cometido en muchos países del mundo, pero que haya sido precisamente el propio país el que juzgue a esos criminales o terroristas de Estado, el único caso que se conoce es la República Argentina, porque por ejemplo los crímenes de la ex Yugoslavia fueron juzgados por cortes internacionales. No estamos como le pasa a muchos españoles que están reclamando que las víctimas de la Guerra Civil Española sean juzgados todavía y reclaman en jurisdicciones de otros países. La democracia argentina pudo resolver ella misma su tragedia.

La Presidenta se remontó al 2003, a los primeros años en los que se votó la anulación de las leyes de Obediencia Debida y Punto Final. “¿Cómo lo logramos? En realidad, si uno miraba las encuestas como hacen todos los políticos, el tema de derechos humanos era una cuestión reservada casi a un sector o una minoría, las organizaciones de derechos humanos. Kirchner tomó este tema no como un tema que figurara en la agenda, Kirchner no miraba las encuestas. Kirchner miraba la historia, miraba las caras de la gente, las caras de las Madres, de las Abuelas, de los hijos de desaparecidos, de los nietos. Y eso lo llevó a impulsar, y ser apoyado por el Poder Legislativo y luego por la Corte Suprema de Justicia de la Nación en esta política de declarar la nulidad de las leyes de Obediencia Debida y Punto Final, y proceder precisamente a inaugurar una etapa democrática en la Argentina. Porque lo anterior era predemocrático. Era absolutamente predemocrático una sociedad que había sancionado leyes que exculpaban a quienes habían producido el terrorismo de Estado”.

La Presidenta también destacó que, como mandatarios, ni ella ni su marido pensaron que era posible que ellos perdonaran a quienes cometieron delitos de lesa humanidad: “¿Cómo voy a perdonar yo a alguien que no fue el que mató a mi hijo sino el que mató a un hijo tuyo, o a tu padre, o a tu madre? En todo caso el único que puede perdonarlo sos vos, que sos la víctima de tu hermano desaparecido, de tu hijo desaparecido, de tu padre desaparecido. Pero ¿yo, Presidenta, en nombre tuyo y de tu dolor decir; “los perdono a todos”? Me parece demasiada omnipotencia. Nunca estuvimos de acuerdo con eso”.

Nisman y los servicios

Sobre la denuncia en su contra del difunto fiscal Nisman, CFK reiteró sus críticas a la idea de un acuerdo secreto: “No está fundamentada jurídicamente, es una cosa como hecho por alguien más con un criterio de difusión periodística que con un criterio jurídico. Me parece casi infantil y cuando además se dice esto sin ningún tipo de pruebas realmente es grave. Es de una gravedad institucional muy seria porque se está acusando no a una presidenta y a su canciller, que además es judío. Se acusa a la Argentina y a un Gobierno que fue el que más recursos económicos y humanos puso para la investigación”, indicó la mandataria, quien destacó que la denuncia de Nisman “fue absolutamente desestimada porque carece de pruebas y fundamentos. Entonces yo tengo que pensar que todo esto tuvo que ver con movimientos y desplazamientos que yo también efectivicé con los servicios de inteligencia argentinos durante el mes de diciembre (de 2014) que habían tenido una activa participación con la investigación de la AMIA desde el año del atentado a la fecha”. La alusión apuntaba, evidentemente, a la salida de la ex SIDE de Jaime Stiusso.

Sobre las escuchas que Nisman mencionó en su denuncia como prueba, CFK comentó: “Las escuchas son totalmente desacreditadas por el propio juez de la causa que dijo que las escuchas no son prueba de nada. Además son personas a las cuales personalmente no conozco: al señor ese Khalil que aparece en las escuchas está más vinculado con el Gobierno de la Ciudad, toda su familia es EMPLEADA del Gobierno de la Ciudad”, señaló la presidenta. “Al otro señor que ni me acuerdo el apellido (N. de R.: Allan Bogado) que los indicaban como miembro de inteligencia, no existe, tampoco tiene ninguna vinculación”, dijo.

“Para saber que Luis D’Elía es un defensor de Irán no había necesidad de hacer escuchas telefónicas ni de ningún tipo, era ir y prender la radio o la televisión y verlo las cosa que él decía. Decía que los iraníes no tenían nada que ver. Decían que en una oportunidad cuando defendió a Irán, fue el doctor Kirchner que lo echó del Gobierno, o sea que fue Kirchner el que lo echó del Gobierno”, acotó CFK, quien indicó que todas las escuchas son “conversaciones entre personajes de tercera o cuarta categoría o quinta categoría que no tienen absolutamente nada que ver con ninguna de las personas que forman parte del Gobierno”. “Es más; yo creo que las escuchas fueron armadas, inclusive”, indicó.

–A ver si podemos hablar un minutito sobre Nisman. Cuando se informó su muerte su primera reacción fue “Probablemente se suicidó”, y unos días más tarde sugirió que...

–No.

–...que lo asesinaron posiblemente por alguien...

–No. No, no, no. No.

–...de los servicios de Inteligencia...

–No. No, no, no. Dexter, bad information, bad information, bad information, bad information. Transcribieron mal, como hace la prensa argentina, informa mal para que ustedes digan cualquier cosa. Jamás cambié de opinión. No soy de cambiar de opinión fácilmente, lo cual no revela, ojo, lo cual no revela inteligencia... Si se mira desde la geopolítica, y si se mira desde lo que está pasando en Medio Oriente, y si se mira después de escucharlo a (el primer ministro israelí, Benjamin) Netanyahu, y si se mira después de escuchar quiénes eran los principales proveedores de la información del fiscal, que esto lo venimos a saber por parte del juez. Sinceramente, yo he escuchado decir que fueron comandos iraníes, he escuchado decir que fueron crímenes pasionales, pero no he escuchado que nadie me dijera ni pueda pensar que realmente (yo) tenga que ver con esto. Realmente, me parece que es una visión absolutamente interesada y que no responde a la realidad en absoluto. Por una razón muy sencilla, y ya que estamos en Sherlock Holmes vamos a hacer una pregunta a lo Sherlock Holmes. Dígame, ¿a quién perjudicaba más la muerte del fiscal Nisman luego de haber denunciado a la presidenta, a su canciller, a un diputado nacional de traición a su país y de conspirar con los iraníes? ¿A quién perjudicaba más la muerte del fiscal Nisman? Contéstemelo usted, Sherlock Holmes.

–Dígame usted.

–¿A quién, a quién? Usted es un hombre inteligente.

–Creo que escuché que a su gobierno.

–Exactamente. Bueno, esto es una de las claves siempre en materia... ¿Y a quién beneficiaba?

–Usted planteó la sospecha de la SIDE, una agencia fuera de control, autónoma, y usted ha generado cierta sospecha de que podría haber alguien allí involucrado.

–Allí y afuera también, porque en definitiva es un servicio de inteligencia que tenía múltiples conexiones, como lo han reconocido agencias de inteligencia también internacionales. No es una visión conspirativa: es simplemente la visión de la realidad. La evaluación política de que se trató de una gran maniobra política contra el gobierno con ramificaciones nacionales y para impactar también internacionalmente en situaciones que se están viviendo hoy en Medio Oriente, en Estados Unidos.

“Por eso decidimos una reforma profunda de los organismos de inteligencia a través de una ley que enviamos al Congreso donde le retiramos al Poder Ejecutivo las escuchas”, afirmó CFK. “La pregunta obligada que viene ahora: ‘¿Y por qué no lo hicieron antes?’. Bueno, sí, podíamos haber hecho antes también la expropiación de YPF, podíamos haber hecho antes lo de las AFJP, pero todo tiene sus tiempos históricos”, dijo.

AMIA

“Nosotros concebimos a la AMIA como un atentado contra la Argentina en las cuales murieron argentinos que profesaban la fe judía algunos y otros que no profesaban la fe judía”, definió CFK, quien advirtió: “Néstor Kirchner y Cristina Kirchner somos los primeros presidentes de la Argentina en comenzar a reclamar ante el resto de las naciones que Irán coopere judicialmente con la Argentina”. La presidenta relató pormenores de esos intentos: sostuvo que en 2004 o 2005 intentaron tener una reunión bilateral con Irán y no aceptaron. Luego señaló que le propusieron que las indagatorias se hicieran en un tercer país y citó el antecedente del caso Lockerbie de Libia, por el derribo de un avión, que se hizo en un tercer país. “Tampoco aceptaron”, indicó. Finalmente, llegaron al memorándum de Entendimiento, que fue declarado inconstitucional. La sentencia actualmente está en la Cámara de Casación que integraba como subrogante el juez Luis Cabral. “Si el acuerdo que firmamos fuera declarado constitucional en la Argentina, nosotros estaríamos en condiciones de exigir en la ONU que se dé cumplimiento a un tratado bilateral hecho en el marco de lo que establecen las convenciones internacionales de la ONU”, indicó CFK.

–¿A usted le parece que el gobierno iraní es responsable?

–De acuerdo a lo que dice la Justicia argentina tengo que decir que sí. porque si no, no hubiera firmado el acuerdo. De cualquier manera tenemos que decir una cosa: en mi país nadie es culpable hasta que no es condenado por sentencia firme, pero obviamente que pienso que Irán tuvo que ver, sino ¿por qué como presidenta voy a estar pid

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Se produjo un error en este gadget.